Entrevistas

«Un homenaje a las murgas que se jugaron la vida»

La reconocida murga uruguaya Agarrate Catalina tocará nuevamente en Córdoba esta noche. Su show lleva por nombre Defensores de Causas Perdidas y busca transmitir un homenaje a aquellas murgas que dejaron todo por la libertad. Antes del concierto en La Plaza de la Música, los uruguayos dejaron mucho conceptos interesantes.

El disco se llama «Defensores de las Causas Perdidas», ¿cuáles son esas causas?

El espectáculo se llama Defensores de Causas Perdidas porque nos imaginábamos una especie de asociación romántica, decadente y delirante de hombres y mujeres que, a pesar de todos los indicios del mundo, se ponen a defender causas que nadie más defiende: pleitos indefendibles y peleas que son impeleables. Entonces, dentro de esas causas jugamos a las caricaturas, por ejemplo con el lugar que ocupa la murga como medio de comunicación horizontal y popular hoy en día, en medio de nuevos paradigmas comunicacionales; la incapacidad organizativa del Uruguay, la lucha de clases y a partir de ahí analizamos de manera humorística y cruda el concepto de brecha y de grieta y esa instalación real de un elemento ficcional, por ahí van las causas perdidas. Después le hacemos un homenaje a las murgas que se jugaron por cantarle a la libertad en épocas de dictadura y murguistas que arriesgaron su propia vida por la causa perdida de la libertad.

¿De qué otras corrientes musicales por fuera de la murga se han empapado para llegar al sonido?

Seguramente le metemos a la murga las influencias musicales que nosotros tenemos más allá de incluirlas con el fin de lograr un sonido. Sobre todo, las incluímos porque son vertientes musicales de las cuales nos alimentamos nosotros como artistas, porque nos dan placer, porque nos gustan, nos gusta investigarlas. Escuchamos mucho rock. Tabaré, que es nuestro director musical, tuvo murga desde que era niño y bandas de rock desde que era un adolescente y ha hecho las dos cosas. Nosotros somos muy eclécticos a la hora de usar música preexistente o de incorporar estilos y notas de algún otro género musical, así que hay tango, hay reggae, hay candombe, hay cumbia, hay rock y hay heavy metal.

Con este show participaron en el Concurso de Carnaval de Montevideo 2019 y tuvieron un segundo puesto, ¿qué les genera participar en el Carnaval de Montevideo?

Volver al Carnaval es un poco la vuelta a nuestra casa. Sobre el final del espectáculo nosotros decimos: «Carnaval, cuna, casa y tumba». Tenemos clarísimo que hemos recorrido un camino increíble por una gran cantidad de lugares ajenos al género murga y hemos cantado en los cinco continentes, subtitulado la murga, la hemos llevado a dieciséis idiomas en una cantidad de países y hemos actuado por teatros y festivales, desde festivales de rock a festivales de teatro muy importantes en Latinoamérica, pero finalmente siempre estaremos haciendo carnaval. Entonces volver al carnaval significó un encuentro increíble. El concurso, que es una parte importante del carnaval, lo disfrutamos, lo  jugamos hasta que es un juego; cuando deja de ser un juego y la cosa se pone un poco más oscura y un poquito más mezquina, nosotros sin dejar de concursar, porque para nosotros es una obligación para poder hacer los tablados, nos bajamos de esa carrera loca. Es un juego que nos sale muy bien, pero solemos jugarlos hasta que es un juego nomás.

¿Qué vestimentas decidieron utilizar para este show en vivo?

Cada año la murga tiene una vestimenta. Cada vez que presenta espectáculo, desde un maquillaje, un texto, la musicalidad, una dramaturgia, una puesta en escena… todo acorde y sosteniendo la consigna de este espectáculo nuevo que es el presente. En este caso, es un vestuario muy murguero, muy carnavalero. Es divino de usar, disfrutable de vestir con piel. Nuestra vestuarista, es la primera vez que laburamos con ella, se llama Paula Villalba e hizo una interpretación de nuestro texto maravillosa. Tanto así que le valió la distinción en el concurso de «mejor vestuario de murga» y «mejor vestuario de todo el carnaval». Espero que lo vean y que lo puedan disfrutar porque es un vestuario que vale la pena, con un cambio para la parte final del espectáculo que es realmente muy murguero y que tiene que ver con esta consigna que te contaba de las murgas, que han arriesgado la vida de sus integrantes por defender la causa perdida de la libertad.

 ¿Se consideran puristas en el sonido?

Yo no diría que somos puristas del sonido murguero, somos amantes del género y nos gusta la murga como nos gusta a nosotros. Es decir, la queremos también flexible; vemos qué podemos cambiar, qué podemos modificar, si se le puede aportar otros colores, otras búsquedas. Nosotros, desde nuestro día uno del ensayo y desde nuestro nacimiento, tenemos mujeres en nuestra murga, que es un debe que tiene nuestro carnaval. Por suerte hoy está cambiando eso, hay cada vez más mujeres murguistas. La Catalina nace con mujeres y siempre entendimos que el tono, el color y el talento que tienen nuestras compañeras suma, completa y enriquece a nuestra búsqueda. Nos gusta mucho el sonido murguero, pero no necesariamente somos mega tradicionales. Siento que la Catalina es tan murga como la murga más murga, pero que también se anima a introducirle sus búsquedas al asunto. Hemos mezclado la murga con todo: una cantidad de géneros, una cantidad de artistas, discos, recitales en vivo. Entonces el sonido que vamos a perseguir es el que nos guste, el que nos emocione y el que nos colme cada vez.

Lugar: Plaza de la Música.

Horario: 21:30.

Ingreso: Costanera esq. Mendoza.

Entradas disponibles en Edén Entradas (Obispo Trejo 15) de $ 605 a $ 1320

Por Santiago Ramos para GAMBA.FM

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top