Entrevistas

Un disco para disfrutar la naturaleza

Guillermo Beresñak nos comparte ocho canciones de tono folclórico. Inspirado en el jardín de su casa, les amigues, sus perras, la familia, cada canción recorre y recuerda los paisajes musicales del país.

“A la sombra del árbol azul” es un disco de aprendizaje, en el que el autor crea mientras explora la raíz cultural de nuestra tierra. Se hizo en colaboración con músicos que aportaron su experiencia en el campo, complementando el imaginario sonoro del artista y continuando la amistad propia de la transmisión folclórica: los coterráneos del oeste Checho Fla y Chogua en guitarra y Pastito en charango; desde Rosario, el percusionista digital Lauphan; el correntino Chiavarino en acordeón; Barrios en bandoneón y el violinista Alexey Musatov ambos del CAFF. La participación especial del héroe de la percusión Santiago Vazquez en “Antes que te duermas”; la dulcísima y abrasadora voz en “Aviones de cartón” de Tomás Ferrero de Rayos Láser; y, en “¡Qué lindo vientito!”, Lalo Mir sumó su voz que ineludiblemente nos invita a parar la oreja y conectar con la oda a la belleza enamorada en tono emo arrabalero.

+ Gamba: Esta es la Nación Ekeko

El álbum fue grabado en el verano del 2020, con las ventanas del living abiertas producto de la claustrofobia de Guillermo. Así, pájaros, chicharras y perros permanecen impresos en las canciones, aportando color a la narrativa luminosa y natural. La obra se terminó en confinamiento, lo cual no alteró en nada las técnicas de sonido previstas. La mezcla estuvo a cargo de Beresñak y Pestarino en La Casona de Haedo y la masterización realizada por Daniel Ovie con equipamiento hecho por él mismo. La gran mayoría de los instrumentos y equipos de sonido utilizados en este disco fueron realizados por luthiers, técnicos e ingenieros argentinxs. Este disco fue posible gracias a la cuota afectiva/alimentaria provista por el sello independiente Otro Planeta y su editorial asociada. Esto permitió a Guille Beresñak relegar sus trabajos como productor musical y ofrecernos este viaje introspectivo de agradecimiento a la vida, a la tierra y a les que se aman.

Junto con el disco se estrena también hoy el videoclip del primer corte de difusión «Antes que te duermas», filmado y dirigido por Viviana Stallone, grabado en la zona oeste del Gran Buenos Aires, lugar donde Guillermo es oriundo. Las imágenes muestran al artista en las calles de su barrio, dejando entrever la sensibilidad que lo caracteriza. Aquí una entrevista con el artista.

¿Cómo fue el proceso compositivo de A La Sombra del Ábrol Azul?
Comencé a componer el álbum a finales del año 2019 junto a Checho Fla, le pedí que arme cinco estructuras musicales en la guitarra para que arriba de eso yo compusiera la melodía y letra Atawalpank (chacarera simple), Antes que te duermas, Carnavalito del cielo, Zamba porque te extraño, Mi día perfecto (chamamé). En otro tema, el tango recitado: ¨Qué lindo vientito¨,  hicimos esto mismo con el guitarrista Gabriel Santamaria. Aviones de cartón y Dame una canción de Lauphan son las únicas dos del disco que compuse solo.
Quería aprender folklore haciendo un disco, y mis amigos-colegas me ayudaron e instruyeron en la materia más allá de lo que yo fui investigando en modo autodidacta. También sabía que lo que saliera iba a estar atravesado por lo que somos nosotros estéticamente y por la impronta que se deja grabada. Nuestra interpretación y acercamiento a estas músicas de un modo intenso y pleno.

¿Qué cosas te inspiraron a la hora de hacer este disco?
El amor por mi compañera, Viviana, la celebración milagrosa de cada día. Sé que puede sonar un poco a cartelito para pegar en la heladera, pero quise darle valor a las cosas sencillas de la vida y retratarlas en canciones: tomar mate mirando las plantas, ver las flores con las perras alrededor, disfrutar por elección.
Estas canciones tienen encima una carga de miedo y fragilidad ante la muerte, pero transformada, trabajada artesanalmente para que poéticamente se vuelvan belleza y eternidad. Quería acompañar con esas palabras y melodías en la ausencia. Poder encontrarnos en el viento en la cara, en su transparente azul de cielo.

¿Ves que el folklore argentino logra nuevas dimensiones en el siglo XXI?
Sí. Me parece que desde hace años se viene nutriendo de la fusión con otros géneros y es de las músicas tradicionales que más se han visto favorecidas en estos cruces estéticos. La electrónica le sienta bien por ejemplo; y sobre todo percibo nuevas voces respirando el fulgor folklórico que de algún modo u otro han decantado la búsqueda de sus antecesores ofreciéndonos una maduración estilística en los mejores casos, con una frescura poética que vuelve a iluminar los caminos de nuestra cultura popular. Mi artista nuevo preferido en estas búsquedas es Lauphan y por eso lo convoqué a colaborar en la programación de varias canciones del disco.

En tu disco hay muchas colaboraciones, ¿por qué elegiste a cada una de ellas?
En la primer canción del disco ¨Antes que te duermas¨ (de la cual Viviana Stallone ha hecho un videoclip hermoso), participa en la percusión Santiago Vázquez (La Bomba de Tiempo, Pan, La Grande, Puente Celeste, creador de ritmos con señas), un MÚSICO que es un maestro. Tiene ese don, no sé si lo desarrolló o vino de fábrica, pero cada charla con Santi es un aprendizaje. Lo admiro mucho y hace años intentamos con una banda llamada Antü imitar la esencia de Puente Celeste y nos hizo cambiar de rumbo, dejar las violas eléctricas y la batería y cambiarlo todo. De esas bandas que te cambian la vida en un recital. Haber contado con su presencia fue una bendición estética para la canción y para mí es un regalo que me dio la vida musical.
En la canción ¨Aviones de cartón¨ participa Tomás Ferrero de los Rayos Láser, gran banda pop oriunda de Villa María, Córdoba. A Tomi le escribí un mail para invitarlo porque me parecía que su voz al ser tan distinta a la mía por su dulzura aterciopelada iba a generar un contraste que le daría aire a la canción, renovaría el interés en la escucha, y ahondaría en la profundidad emotiva de la canción. Siento que funcionó de tal forma que cuando entra a cantar él a mí al menos me toca una fibra sensible que siento que hace que el disco llegue a su clímax.
Por último ¨Qué lindo vientito¨ es un tango recitado en el que nos regaló su voz Lalo Mir. Esto es para mí un tesoro que guardo celosamente en internet con muchísimo cariño. De él no hay nada que pueda decir que ya no sepamos. Apareció la oportunidad de contactarlo a través de un amigo en común llamado Ariel Hassan, y teníamos este tango recitado que ya lo había grabado yo pero que, al sumarse Lalo, cobró una fuerza y una gracia que lo hizo entrar a la lista de elegidos inmediata y obviamente. Estoy eternamente agradecido con toda la gente que me ayudó a poder realizar esta obra, se completa la lista de colaboraciones musicales con Alexey Musatov (violinista), Juan Manuel Barrios (bandoneón) ambos del CAFF, Pablo Paz en charango, Homero Chiavarino en acordeón.

por Santiago Ramos 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top