Game Attack

The Witcher: su creador no ve un peso de los juegos

The-Witcher-juego

Si sos escritor y te ofrecen hacer un videojuego basado en tu historia, OJO. Lee la letra chica, la grande, las 800 páginas de contrato. Así no te pasa lo mismo que al «padre» de The Witcher.

 

Seguramente conocés o te suena el título «The Witcher» y sabemos que puede ser por dos motivos: uno, por los libros; y dos, por los videojuegos.

Libros y juegos

Para aquellos que solo conocen el videojuego, les contamos que The Witcher es una saga de novelas escritas por el talentoso autor polaco Andrzej Sapkowski. Y no es algo nuevo. Hace 20 años que Andrzej escribe sobre las aventuras y desventuras del brujo Geralt de Rivia.

The-Witcher-libros

Si conocés sobre los libros, te contamos que The Witcher ya tiene tres títulos publicados por el estudio CD Projekt RED. El más reciente (lanzado en 2015), The Witcher 3: Wild Hunt, vendió más de 10 millones de unidades. Y en total, los tres títulos vendieron más de 20 millones en todo el mundo.

Mal negocio

Bien, ¿pero qué pasó?

Al parecer, la gente de CD Projekt RED se acercó al escritor para llevar a Geralt y su historia a los gamers. Sin embargo, no fueron los primeros en querer realizar semejante tarea. El diseñador de videojuegos Adrian Chmielarz junto al estudio Metropolis lo intentaron, pero resultó ser un proyecto demasiado ambicioso. Con esta experiencia, Andrzej dudaba del éxito de su historia convertida en un juego. Así que, cuando la gente de CD Projekt RED le ofreció un porcentaje de las ganancias, el escritor se negó, exigiendo un monto único por temor a su fracaso.

Andrzej-Sapkowski-escritor

En sus propias palabras:

«Fui tan estúpido como para venderles los derechos por completo», dijo. «Me ofrecieron un porcentaje de sus ganancias. Yo les dije: ‘No, no habrá ganancias, ¡así que denme todo el dinero ahora!’. Fue algo muy tonto. Tan tonto que terminé dejando todo en sus manos porque no creía en su éxito. Pero, ¿quién podría asegurarlo? Yo no.»

Por ende, recibió su monto X de una vez, el cual debe haber sido pequeño en comparación con las ganancias que obtuvo el estudio por los juegos. Como dice el dicho, el que no arriesga, no gana.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top