Viral Fest

Testigo de avistamiento de OVNI se animó a contar todo

El hecho es uno de los más emblemáticos de la historia argentina y sucedió hace más de 45 años en pleno Mar Argentino, más precisamente en la Bahía se San Jorge. Aquella noche de noviembre de 1975 quedó en el inconsciente colectivo del pueblo argentino porque una tripulación fue testigo de un avistamiento de OVNIs. Ahora, el tripulante del navío, Ricardo Pérez Canto se decidió a hablar sobre lo ocurrido al medio Crónica.

Mirá También: Los OVNIs llegan al sur

«Cerca de las 22.30 de aquella noche de noviembre todo cambió para la tripulación del Ameghino. Llevábamos cuatro horas de viaje hacia Comodoro Rivadavia, cuando el chico que estaba conmigo decidió a ver los partidos de truco y entonces quedé como responsable de cambiar los filtros de las máquinas principales. Estaba leyendo unas revistas cuando sentí algo y comenzaron a disminuir las luces del motor principal, que eran 8 o 10 pistones de motor Sulser. Me levanté y ví que los tableros estaban caídos, la luz era de una velita en los dos generadores y se frenaron por paranormal que uno estaba ablandándose. Entonces la máquina se paró”, explicó.

“Fui a la sala de calderas donde encontré un marino y le consulté sobre si había puesto alguna carga y me dijo que no sabía lo que había pasado. Cuando volví a mi anterior lugar, ví que llegaba uno de los auxiliares de máquinas con los pelos parados. Le pregunté que pasó y me dijo que tenía que ver algo increíble, ya que había estado por el lado de afuera del costado del barco cuando pasó todo aquello. Se asustó cuando se apagaron las luces, lo cual eso se llama ´black out´ en la jerga marítima, y lo seguí porque no entendía lo que me decía”, amplió.

Mirá También: OVNIs invaden Turquía

“Íbamos por la banda de estribor (a la derecha, mirando a proa), que daba al oeste y en el horizonte, como a unas 20 millas (40 kilómetros) vimos en el mar la entrada de tres soles alejados, que estaban yendo de un lado a otro. El pibe me dijo que eran tres platos voladores y en ese momento no le creí (y su mirada parece perderse en esa memoria prodigiosa para sus 70 años). Volví a la sala de máquinas y me sonó el teléfono para tener una reunión urgente en el salón de oficiales. A todo esto, el barco siguió navegando por inercia y no se hundió porque era un petrolero, que poseen aletas de roleo y flotan, aún cargados. Además había un buen tiempo y el mar estaba bastante claro y tranquilo. Algunos hablaron del campo magnético de esos fenómenos, pero el mismo generalmente produce mucha temperatura y nosotros con todo el combustible que llevábamos podríamos haber volado por los aires y no quedaba nadie, con lo cual no sabemos si fue eso lo que produjo el corte general de energía y los motores”, finalizó.

Mirá También: Famoso rockero se recibe como mejor investigador de OVNIs 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top