juan ingaramo
Entrevistas

Canciones para siempre

Los movimientos artísticos suelen renovarse del margen hacia el centro, es decir: cuando se empieza a desgastar lo que está establecido desde hace años, empieza a emerger lo que estaba en los márgenes para convertirse en opción concreta de renovación. Algo así pasa con el rock argentino que, mientras en muchos medios se debate sobre si está en crisis o no, brinda una respuesta contundente con la multiplicidad de artistas de una nueva camada que renueva la cultura rock en toda sus formas. Un fiel representante de esta nueva camada es Juan Ingaramo, el músico cordobés que llegó a su segundo disco solista titulado «Músico», integrado por canciones de pop sofisticadas y de pegada letal, cosa no muy frecuente en la música. El músico, descendiente del linaje de Ingaramo (apellido de gran tradición en la música popular argenta) estrechó vínculos creativos con pares como Adrián Dárgelos, Migue Castro o Gonzalo Aloras, el principado del pop argentino ara colaborar en esta obra. Además, a través de su sello (Geiser discos) empezará a desandar circuitos del país con su gran banda: Guillermo Salort (batería), Pedro Pertusi (guitarra), Francisco Sarmiento (bajo), Nina Polverino (coros) y Fran Azorai (teclados). En ese plan llegarán a Córdoba el próximo viernes 16 de septiembre en el salón de actos del Pabellón Argentina, allí defenderá esta obra y repasará algunas gemas de su disco anterior. La cita será a las 21: 30. en el ciclo «Disco es Cultura».  El futuro (del pop) ya llegó.

¿Cómo fue hacer “Músico”?

Fue un proceso de 3 años aproximadamente, luego de haber parido a “Pop Nacional” (2013) que fue mi primer disco. Tuvo muchas etapas, por suerte siempre creativas y lindas pero también con ese estrés que se disfruta, que es el hecho de tener que elegir entre estéticas de un tipo o de otro, pero  con el tiempo se va puliendo y se va dando forma a lo que termina siendo el disco.

¿Dejaste canciones afuera?

Dejé canciones afuera. Dejé canciones casi listas que, por ejemplo algunos amigos habían tenido la posibilidad de escuchar, y  hay uno que se me ofendió porque dejé un tema afuera.  Fue un poco por vago y otro poco porque consideraba que no fuera cercana al resto del disco…

Por ahí tiene que ver con la idea de redondear una idea…

Hoy en día, que el concepto de disco está diluido en las playlists, temas sueltos o se escuchan canciones sueltas en distintas plataformas, escuchar un disco con un orden y arte de tapa, es raro. Nosotros lo seguimos haciendo de esa forma, aun sabiendo y siendo conscientes de que existe esta nueva modalidad de consumo y escucha, pero lo más importante en un disco es definir una idea madre, un concepto; y una vez que está bien claro, el resto de las cosas van saliendo un poco solas: van naciendo, como cuando germina una planta, crece y va a su lugar exacto, pero si hay un concepto todo es más fácil. Puede haber discos que sean un rejunte de canciones y si las canciones son muy lindas y fuertes, rinde igual. En el caso de mi disco, creo que lo que más ayudó fue haber definido un concepto.

Tenes un sello distintivo, ¿es algo que el artista percibe o a pesar de saberse dueño de un estilo es algo que busca hasta el final?

Yo creo que lo lindo de esta disciplina es la búsqueda constante y que el estilo es una consecuencia de cómo el músico siente la música,  de una manera inconsciente, quizás. No soy consciente de mi estilo ni es que busque definir mi estilo, simplemente hago las canciones de la forma que me van naciendo, con las melodías y  acordes que me gustan, y quizá eso le da forma a mi estilo. A su vez, ese estilo supongo que es un rejunte de influencias musicales, historias personales y de coyunturas que surgen en el momento que se genera esa obra.

¿Por qué le pusiste “Músico” al disco?

“Músico” es un homenaje al oficio. Es un poco para reivindicar la profesión o el oficio en un momento en el que quizás, no es que no se lo reconozca, pero siempre es bueno recordarlo. Dedicarse al arte para el resto de la sociedad es ser un outsider,  pero a la vez es un oficio que requiere de mucha formación o de mucho trabajo, porque no necesariamente tenes que haber estudiado, pero sí trabajado y buscado en ideas, canciones… Entonces una forma de recibirme fue hacer este disco. Es una especie de título, no universitario pero sí de la vida que, no por soberbio, me lo doy yo solo. Es como decirle a mi vieja, que muchas veces me pedía el título universitario, después de dos discos y una humilde pero feliz trayectoria, «soy músico». .

¿Cómo estás desarrollando tu carrera en Buenos Aires?

Creo que por primera vez en mi carrera cuento con un equipo de trabajo que me facilita mucho las cosas, que me apoya, me ayuda y que está de mi lado. Tengo un sello, un equipo de management; tengo una re banda que, aparte de ser grandes músicos son grandes amigos; hay sonidistas, asistentes, técnicos; se empieza a armar una estructura alrededor que hace que las cosas sean más fáciles. Nunca va a ser fácil del todo porque hay un constante movimiento y son decisiones que se toman todos los días y que, a lo mejor, una cosa que parece pequeña termina cambiando el rumbo de un show o una entrevista. Entonces, siempre la decisión final la tiene uno. Insisto, aún humildísima mi estructura, es un equipo que trabaja y que aliviana todo.

Por Santiago Ramos para GAMBA.FM 

 

Canciones para siempre
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top