Música

Oktubre

Grabado entre agosto y septiembre de 1986 Oktubre es el álbum emblema de Patricio Rey sus Redonditos de Ricota y, paradójicamente, el más raro de su discografía. Es que el sonido del disco: post punk, new wave, dark, rock, pop combinado en una sola cosa, no se volvió a dar en ninguna otra obra del grupo. Es el comienzo de una era sonora en Argentina que tuvo su representación en Don Cornelio y La Zona, Fricción y La Sobrecarga. A la vez es una postal atípica del rock argentino de esa época en la cual había mucho optimismo producto del reciente regreso de la democracia; Oktubre es obscuro, pesimista y con poéticas politizadas.

Ya el comienzo, con las explosiones, avisa que se trata de un regreso a la época de revoluciones. “Fuegos de Oktubre” da ese pie inicial con una letra que remite inmediatamente a la revolución bolchevique. De hecho, cuando el disco fue presentado en vivo el 18 de octubre de 1986 en Palladium sonó la Obertura 1912 de Tchaicovsky, compuesta para homenajear a la resistencia rusa contra las tropas napoleónicas, anterior incluso a la revolución rusa.

En realidad el disco denota que los integrantes del grupo son tipos cultos, instruidos y con muchos kilómetros bajo lomo. Habían vivido la generación beat y los setentas en carne y hueso, tenían más edad que los integrantes de todos los grupos contemporáneos, sólo que habían llegado tarde a la era de las grabaciones por decidir el camino de la autogestión.

En cuanto a la paleta sonora, el rock and roll más clásico con el que continuarían en discos posteriores se puede encontrar en “Divina Tv Führer” y “Semen Up”. Con respecto a la búsqueda de nuevos sonidos, sumaron al clan a representantes del circuito under de ese momento: Claudio Fernández (Don Cornelio y La Zona) en percusión;  y  Daniel Melero (Los Encargados) en teclados,  pareja de Vivi Tella, integrante de Las Bay Biscuits, la banda de chicas que acompañaba a Los Redondos en algunas intervenciones.

Todo el álbum es atravesado por una lírica aguda y con mucha intertextualidad, es que el discurso contiene cinco elementos clave: placer, política, prisión, publicidad y consumo. “Preso en Mi Ciudad”  marca la angustia de pertenecer toda la vida al mismo ámbito, no hace falta estar en la cárcel para ser preso. Otras de las prisiones recurrentes con menciones implícitas son las de la publicidad y la del consumo. Se puede percibir  en “Ya Nadie Va a Escuchar Tu Remera” (“Un último secuestro, ¡no! /el de tu estado de ánimo”) hasta eso podía lograr la sociedad de consumo; “Moto Psico” (“el mercado de todo amor”); Divina TV Führer” (“Seré promovido para Navidad”) y “Semen Up”  marcando el placer y el sufrimiento de la adicción. La obra interpela al oyente, en ese plan “Canción Para Naufragios” invita a pensar en una supuesta activación de la Guerra Fría y “Jijiji” funciona como una película de paranoia.

Nueve canciones en 40 minutos tienen un hilo conductor dirigido a un  plano conceptual que se completa con el arte de Rocambole: la Catedral de la Plata incendiándose, multitudes desoladas montando banderas rojas,  cadenas a punto de romperse y la tipografía con la letra “b” al revés y la “k” anarquista en el título grafican el disco más redondo de Los Redondos. Al final, el saxo arremetedor y festivo de Willy Crook poco tiene que ver con lo que la letra del indio está diciendo, esa controversia también caracteriza al álbum y también llevarte de la nada a la gloria.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top