Famosos

Mía Khalifa contó cómo fueron sus años de estrella porno

Si bien su paso por la industria del porno fue breve, le alcanzó para convertirse en una de las más famosas de la industria. Estamos hablando de Mia Khalifa, quien en 2014, cuando sólo tenía 21 años, alcanzó fama mundial por participar de un video porno en el cual vistió un hiyab islámico (el pañuelo que usan las mujeres musulmanas para cubrirse la cabeza). La cuestión es que la exactriz dio una extensa entrevista a la BBC donde explicó su ingenuidad en el mundo del porno, como también reveló el machismo que se vive en esa industria. A continuación podés leer algunos tramos de la entrevista.

Eras una joven graduada que deseaba encontrar un trabajo y un chico en la calle te dijo que podía trabajar contigo. Fue sincero y dijo que era en el negocio del porno. ¿Qué te hizo sentirte atraída por esta propuesta?

– Así no fue como ocurrió. No fue «Oye, ¿quieres meterte al porno?». Fue más un «Eres hermosa, ¿te gustaría modelar un poco? Sabes, tienes un gran cuerpo y creo que serías genial para modelar». Cosas así.

Y después de que llegué al estudio, era un lugar muy respetable, un lugar magnífico en Miami, en Doral, Florida. Estaba limpio. Todos los que trabajaban allí eran amables. Todos sus cubículos estaban decorados con fotos familiares. Como si no fuera nada dudoso o algo que me hiciera sentir incómoda. La primera vez que entré no fue la primera vez que filmé una película porno. Fue la segunda vez. En la primera fue más de firmar el papeleo, etcétera.

+ Gamba: Bella Thorne se mete en el mundo del porno

Ahora tienes 26 años, pero esto fue cuando tenías 21. ¿Miras a esa chica de 21 años y sientes que fue utilizada? ¿Fue una víctima?

Siento que aquella chica no tenía las herramientas para identificar que se estaban aprovechando de ella y que lo que le dijeron eran mentiras. Tal vez no mentiras, pero tratar de manipularme para que hiciera lo que ellos querían.

Realmente no me veo como una víctima. No me gusta esa palabra. Tomé mis propias decisiones, a pesar de que fueron decisiones terribles. Creo que algo debe cambiar en la forma en que se aborda a las mujeres, incluso si solo se les acercan.

– Te pagaron US$12.000 por un total de seis videos que hiciste. Generaste millones y millones de dólares, tanto para Bang Bros, la empresa con la que trabajaste, como para el sitio PornHub, ¿cómo es posible?

– Así son las cosas. No soy la única. No es que tuviera un contrato terrible o un mánager terrible.

– Y tenías 21 años, apenas estabas saliendo de la infancia…

– El cerebro humano no se desarrolla completamente hasta los 25 años. Entonces la parte de tomar decisiones de mi cerebro aún necesitaba formarse. No había nadie que me dijera qué hacer.

+ Gamba: Bad Bunny se pone en modo porno

– Te convertiste en la estrella número uno en este negocio. ¿No tenía regalías, ni derechos de obtener algún tipo de recompensa por tu popularidad?

– Ninguno. Ninguno en absoluto.

– En el video del hiyab, el más popular, participan tres jóvenes. Eras una de ellas y llevabas el pañuelo islámico. Tenías que saber lo provocativo que era eso.

– Les dije literalmente que me van a matar.

– ¿Por qué no dijiste que no lo ibas a hacer?

– Intimidación. Estaba asustada. Nadie te obliga a tener sexo, pero aun así estaba asustada. ¿Alguna vez te has sentido nervioso de decir algo en un restaurante cuando la comida no está bien y el mesero viene y te pregunta «cómo está todo»? Estaba intimidada. Estaba nerviosa.

– Dices que el concepto de consentimiento no tiene sentido en la dinámica de poder entre los hombres que controlan la industria del porno y una joven actriz de 21 años como vos.

– Absolutamente. Cuando hay cuatro productores blancos en la sala y les dices algo así, y todos se ríen, es algo devastador y hace que no quieras hablar ni decir nada. Es lo mismo cuando firmas tu contrato, conoces al presidente y al CEO de la compañía en la sala, está contigo esperando que lo leas y cuando lo estás leyendo no entiendes nada de lo que está escrito, porque estás muy nerviosa, porque la gente te está mirando.

– Cuando saliste del set de filmación al final de esa película en particular, ¿sabías en el fondo que esto iba a ser un desastre para ti?

– No me golpeó hasta el día siguiente, porque la adrenalina todavía estaba muy alta.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top