Entrevistas

Música de salón con acento mexicano

Culpa de Mercedes Sosa fue que Lila Downs torció su destino de antropóloga y se dedicó a la música de manera profesional. A partir de ahí no paró de crecer en su búsqueda de estilo como en su encuentro con músicas de diferentes raíces. En la actualidad de encuentra presentando «Salón, Lágrimas y Deseos», un disco que la acerca a los sonidos de salón de las décadas del 40-50 y que está dedicado a todas las mujeres. La gira de presentación de esta gran obra la traerá mañana al espacio Quality  (Av. Cruz Roja 200) de la ciudad de Córdoba con una súper banda. En esta entrevista hablamos de este show, de su banda, de las mujeres, de México, de autores argentinos y de su inabarcable sed de búsqueda artística.  Las entradas anticipadas se consiguen de $660 y $1100 en Ticketek y puntos de venta (Independencia 541 y sala).

¿Cómo tenés pensado hacer el show de mañana?
Bueno. En realidad se nos ocurre hacer esta música como un tributo a la época de los 40 a los 50. Entonces tiene que ver con una mirada hacia atrás. También por la migración en esa época, se vuelve a repetir un ciclo y entonces un poco de nostalgia, musicalmente también. Además, combinándolo un poco con el repertorio que son favoritos en nosotros, al igual que el público, yo creo.

Salón, Lágrimas y Deseos también está dedicado a las mujeres. ¿Sentías la necesidad urgente de escribir para las mujeres?
Fíjate que eso se dio de cierta manera sin que yo fuera consciente de eso. En mi pueblo la gente me reclama; un periodista me dice, “¿por qué le escribes a las mujeres, Lila? Tienes que escribirnos a nosotros, los hombres. A las mujeres ya le dedicaste la mayoría de tu trabajo” . Es muy curioso porque los hombres tienen una reacción a veces un poco agresiva con el hecho de que podamos querernos las mujeres; en cambio las mujeres estamos contentas. Es interesante ver cómo aún no queda mucho qué hacer en ese aspecto para no sentir agresión ni de un lado ni del otro. Yo creo que es interesante ver que todavía falta y, en algunos casos, hay mucha solidaridad. A mí me encanta eso, poder hablarlo, dialogarlo en el escenario. Además, se va aprendiendo de los públicos las opiniones sobre este tema.

En Argentina y en varios puntos del mundo se han alzado voces contra esas agresiones a las mujeres con #NiUnaMenos, ¿cómo creés que se puede mitigar y erradicar esta violencia?
Pues yo creo que, más bien, no hay que esconderla en el closet. Hay que mirarla de frente y dialogar. Entre mujeres, yo creo, tenemos que darnos cuenta de que nosotros seguimos creando un machismo en nuestra familia, en nuestros hábitos. Lo veo con mi hijito, hay ciertas cosas que puede o debe hacer según la sociedad y a eso uno lo tiene que ir afrentando. Es difícil por una parte, pero también es liberador. Por otra parte también buscar la legislación que proteja nuestros derechos. Yo creo que lo que se busca es equidad. En eso estamos de acuerdo la mayoría. Nuestro género es diferente: es la belleza, la madre naturaleza, pero el respeto es el que hay que buscarlo y exigirlo.

Hay varios invitados en tu disco (Andrés Calamaro, Carla Morrisson, Diego Cigala, etc. ¿Cómo fue la convocatoria para que ellos toquen? ¿Qué pensaste que le podían aportar a tus canciones?
Uno intenta buscar estas colaboraciones y, a veces se puede, a veces no. Ocurre que ellos estaban por México. No creo que sean las casualidades, son las intenciones del universo en crear algo lindo y yo estoy muy contenta con el resultado. Siempre es un gran honor cantar con grandes maestros, cada uno en su estilo particular, de diferentes generaciones.

Por Santiago Ramos para GAMBA.FM

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top