Entrevistas

El próximo movimiento de El Mató

El comienzo de este milenio, entre otras cosas, marcó un cambio en el rock argentino que muchas veces tuvo la sociedad letal compuesta por  calidad y masividad. A partir de los 2000, salvo excepciones, se produjo una especie de divorcio y nuevos artistas de diferentes géneros tomaron la posta desde el llano.  Desde Lisandro Aristimuño en Río Negro con su folk-pop mezclado con raíces de música criolla, hasta El Mató a Un Policía Motorizado en La Plata, pasando por infinidad de artistas, se aportaron nuevas estéticas a la cultura rock. El caso de El Mató es muy particular porque innovaron en actitud e invirtieron el lenguaje de la canción popular cambiando estrofa por estribillo o directamente prescindiendo de la estrofa, todo en clave noise. La banda sigue creciendo a nivel artístico y popular mientras  prepara nuevos discos. En el medio editó  Ep´s. En este caso el EP «Violencia» es el que los trae nuevamente a Córdoba el próximo sábado 22 de octubre al XL Abasto, el lugar más grande en el que van a tocar desde que visitan Córdoba, lo cual muestra el crecimiento de su público. Santiago Barrionuevo, cantante, bajista y dibujante del grupo nos cuenta el presente y los próximos movimientos del grupo que marca el nuevo camino de la música.

¿Cómo será la presentación de Violencia en Córdoba?

Vamos a seguir presentando “Violencia”, vamos a seguir repasando obviamente las canciones de todos nuestros discos. Quizás el show sea diferente a lo que hicimos la otra vez, la otra vez hicimos dos fechas seguidas y cada fecha tenía su lista, su personalidad, la pensamos como que cada noche sea diferente y a la vez las dos juntas completen un concepto. Ahora es una sola noche y el concierto se encara de otra manera.

¿Van a tocar canciones que estarán en el próximo disco?

Más allá de que estamos preparando canciones nuevas, todavía no están listas como para mostrarlas.

El concepto del show anterior se complementó con la inclusión de FoneZ y Claravox, uno en cada noche.

Sí, son bandas que nos gustan. Siempre sentimos que, cuando tocamos con bandas que nos gustan, hay como una comunión directa. No sólo por lo que pasa arriba del escenario sino también el hecho de compartir con amigos y las personas que queremos. Entonces todo se hace más divertido y mejor.

¿Por qué lado va a ir el nuevo disco?, ¿cómo lo están preparando?

Lo diferente que estamos haciendo en este disco es que: primero es que estamos trabajando hace un montón porque trabajamos todo este año pero también habíamos empezado el año pasado a hacer las primera maquetas y quizá se ala primera vez que estemos tanto tiempo y con tanta dedicación en el momento previo, lo que es la pre producción, la composición, el armado de las canciones, estuvimos más atentos a los detalles. Todavía estamos ene se proceso así que damos vuelta las canciones, las escuchamos, las re-escuchamos, probamos cosas nuevas, volvemos atrás, vamos para adelante. Estamos en ese proceso con más dedicación porque, de alguna manera, estamos tratando de buscar un sonido nuevo y todo eso lleva un montón de trabajo. Más allá de todo nos estamos divirtiendo un montón y es todo como bastante placentero, por más que se haga un poco largo nos gusta cómo están quedando las canciones.

¿Creés que El Mató tiene un sello distintivo?

Creo que está eso, se fue formando. Yo creo que ocurrió algo cuando grabamos “Navidad de Reserva”, que hubo como una combinación entre todos que, para mí, se asentó definitivamente el sonido de El Mató. Me acuerdo de esas sesiones, que fueron los preparativos para grabar el disco, fueron muy rápidas y fue buenísimo porque fue llegar con las canciones así bien peladas, y las armamos y veníamos de haber editado el primer disco, de haber tocado bastante, ya la banda tenía un ruedo y cuando llegamos a “Navidad de Reserva” hubo una conexión inmediata. Con “Navidad de Reserva” llegamos a un sonido puntual que nos gustó, nos gustó que haya aparecido así medio de repente.

La banda tiene una cosa festiva, de comenzar directamente por el estribillo. Ustedes son de girar por diferentes lugares, ¿cómo pega su estilo musical en el público según la región?

Hay diferentes formas. Ocurren respuestas diferentes de los lugares donde vamos, sobre todo cuando viajamos lejos: viajamos a otros países… Igualmente yo veo patrones que se repiten que tienen que ver con eso que decís vos, esa cosa festiva de celebración con respecto a las canciones que te motivan a cantarlas de manera sentida y a nosotros nos parece increíble estar tocando una canción y que del otro lado estén acompañando con esa emoción, a nosotros nos contagia un montón. Nos hace tocar más felices, básicamente. Eso se repite en todos los públicos, después cada público tiene su idiosincrasia de diferentes culturas, diferentes manera de consumo musical. Entonces también hay cosas que diferencian al público mexicano del español, o con el de Estados Unidos, el uruguayo o el argentino. Ahí uno se puede sentar a enumerar diferencias y está buenísimo que ocurran y ver cómo reaccionan.

¿Y cómo es en tu caso a la hora de escuchar música? ¿Te gusta esa emotividad cancionera, el cuelgue?

Las dos cosas. Tengo momentos que necesito escuchar música para cantarla. Por ejemplo cuando manejo y hago tramos largos necesito estar activo y sí o sí tiene que ser música para cantar y armo una lista de temas favoritos para cantar; después tengo otros momentos en que necesito escuchar la música de otra manera. Me gustan músicas de todos los estilos.

Hace poco en diversos medios salieron artículos que se preguntaban si el rock argentino está en crisis. Vos opinaste en uno de Silencio.com.ar, ¿cuál es tu pensamiento con respecto al tema?

Me acuerdo que en esa nota tomaron como disparador el análisis de un periodista chileno donde el periodista decía que el rock argentino está pasando por un momento mediocre. La lectura que yo hacía de ese artículo del periodista chileno se refería a lo que pasaba en el mainstream. Lo entendí así y si así fue, quizás estoy un poco de acuerdo, aunque no en todos los casos. El mainstream, primero está separado de todo lo demás y después lo que ponen las radios populares, que a veces escucho,  me parece muy chato. La verdad en ese sentido sí lo comparo. Siempre sin caer en ese cliché de decir lo viejo es mejor porque sí. Pero creo que hay una desconexión de lo que pasa en los grandes medios con lo que hay en la realidad de la cultura, en este caso musical argentina. Quizá nosotros que tuvimos el privilegio de viajar mucho no lo vemos en otro lado, vemos que en la radio y en la televisión de España o de México, por poner dos ejemplos de lugares que tienen una cultura fuerte musical, siempre están pendientes de lo que está pasando: de los nuevo, de lo under, de todo.

El próximo movimiento de El Mató
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top