Deportes

Que los cumplas feliz!

No hay dudas de que Carlos Bianchi fue un gran entrenador, capaz de llevar a Boca a lo más alto del fútbol mundial. Pero en realidad, el mérito más importante del Virrey nada tuvo que ver con una táctica elegida, con aquel planteo perfecto frente al Real Madrid en la copa Intercontinental… Nada. Lo observó… Y le salió con naturalidad. Y con precisión suiza. Lo bautizó. Y el acierto fue perfecto. Lo hizo por aquellos goles con la camiseta azul y oro. Pero en realidad, hay argumentos de sobra…

Bien podría justificarse repasando la historia, que un día lo llevó hasta Tucumán para intentar jugar en San Martín. Es que en su Estudiantes de La Plata no le daban lugar. Casi lo habían despreciado. Pero en el equipo tucumano tampoco pudo demostrar nada. Porque los dirigentes no quisieron pagar 20.000 dólares por el préstamo. Unos visionarios los tipos… Así que volvió al club donde se formó. Pero no bajó los brazos. La remó… El profe Córdoba le dio su chance. Y no la desperdició. De ahí, empezó a romper redes, hasta con los dos pies juntos.

¿Se acuerdan que una vez pateó un penal que pegó en las dos piernas y fue gol? Fue capaz de desafiar a la medicina y convertir con los ligamentos rotos. Fue capaz de levantarse después de errar tres penales en un mismo partido con la Selección. Tuvo la fortaleza para levantarse después de que se le cayera un muro y le produjera una doble fractura de tibia y peroné en la pierna izquierda jugando para el Villarreal en España.

Su perseverancia lo llevó a convertirse en goleador histórico de Boca. Y a clasificar a la Argentina para el Mundial de Sudáfrica con aquel mítico gol a Perú, bajo la lluvia.

Consiguió que, siendo ídolo bostero, todos se pusieran contento con el gol que le hizo a Grecia en la copa del mundo del 2010. Tiene goles de para todos los gustos… Imaginate un gol, buscalo, y seguro que Martín Palermo hizo uno tal como lo pensaste. Por eso, Bianchi la clavó al ángulo cuando le puso «el optimista del gol». Sin ese condimento, el gran goleador no podría haber escrito su vida de película. Porque fue así, todo pareció guionado en la vida del histórico 9.

Una historia a la que hoy suma un nuevo capítulo: el número 44. ¡Feliz cumple Titán! La mejor forma de homenajearlo es así ????????

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top