Cine-Series-TV

Lo ÚNICO importante de los Oscar es…

Después de los Premios de la Academia del año pasado, pensábamos que lo habíamos visto todo. Las celebridades quedaron con la boca abierta. Entonces, ¿cómo emocionarnos con el Oscar 2018? Esa era la gran pregunta.

Y Jimmy Kimmel, y compañía, dieron su mejor esfuerzo por responderla, pero tenían algo de trabajo adelantado.

Nada podía igualar a la ola de confusión que capturó a la audiencia el año pasado cuando los productores de La La Land pasaron más de dos minutos pensando que habían ganado como Mejor Película, sólo para descubrir que había sido un error. Combinen eso con la nueva tarea de equilibrar el tono celebratorio de la ceremonia con una mayor conciencia política ante el clima actual de Hollywood.

Pero a pesar de que la edición 89 del Oscar fue inolvidable (para bien o para mal), la ceremonia del 90 también tuvo sus momentos especiales, y estos fueron los más impresionantes.

La carrera por la Mejor Película: la carrera dio un giro inesperado, pues a pesar de que todo parecía inclinarse por Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, la historia de amor de ciencia ficción de The Shape of Water fue la que se llevó la delantera con cuatro estatuillas, entre las que destacó la de Mejor Película.

Es la primera vez desde el 2015 que el ganador a Mejor Director dirigió la Mejor Película. Una linda casualidad es que el último en hacerlo, antes de Guillermo del Toro este año, fue su amigo Alejandro González Iñárritu por Birdman. Alfonso Cuarón, el otro miembro del trío popularmente conocido como «los Tres Amigos» por su origen mexicano (también el título de un libro sobre su impacto en la industria) ganó por Gravity en 2014.

Frances McDormand, en cambio, fue exactamente lo que todo el mundo estaba buscando en una Mejor Actriz, 21 años después de su primera victoria por Fargo: McDormand, quien se ha crecido con cada victoria esta temporada (aunque quizás lo que más disfrutó fue usar pijamas y decir groserías sin ser censurada en los premios Film Independent Spirit Awards del sábado), usó su plataforma para poner en perspectiva su Oscar (literalmente, poniendo a su estatuilla de 30 cm al lado de ella, en el suelo), para agradecer a su esposo e hijo, Joel y Pedro «McCoen», y le pidió a todas las mujeres nominadas que se pusieran de pie.

Otro momento épico fue el de la actriz, Jennifer Lawrence. Ella sabe cómo llamar la atención o simplemente ser ella y dio una de las estampas más virales de la noche  con un salto entre butacas del teatro con una copa de vino en la mano, unas fotografías que han corrido como la pólvora en las redes sociales.

No debemos olvidar al queridísimo actor mexicano, Gael García Bernal, quien tuvo el honor de interpretar el hit de Coco con Natalia Lafourcade. Lamentablemente durante Recuérdame decidimos que la Academia eligió mal y que Gael deberá seguir como actor y no en su faceta musical.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top