Viral Fest

¿Qué le pasa a tu cuerpo al hacer yoga?

Todos tenemos una idea de lo que hace el yoga por tu cuerpo y por tu mente. Pero muchos de nosotros no sabemos con exactitud cuáles son los beneficios ni por cuanto tiempo debemos practicarlo para ver resultados.

Si eres nuevo en esto, alégrate: expertos indican que verás cambios desde tu primera clase de yoga. Y estos beneficios irán aumentando si eres constante por una semana, un mes, y hasta años.

Después de una clase

La co-fundadora de Modo Yoga Emily Morwen, explica en Byrdie.com que la primera clase de yoga puede parecer incómoda, «como una primera cita» donde notarás que músculos que no sabías que tenías aparecen y transpiras en lugares donde no sabías que se podía.

Una vez que termines, te puedes sentir lleno de emociones, con pensamientos que van desde un «¿Cómo voy a lograrlo si no soy flexible?» hasta sentirte relajado y en paz, afirma Claire Fountain, instructora de yoga de celebridades. Y físicamente, te sentirás adolorido, sin embargo, Fountain dice que después de una clase, tus hombros se sentirán más fuertes, tus tendones de la pierna más sueltos, y es probable que muevas el cuerpo en formas que nunca lo habías hecho ese día.

Después de una semana

Digamos que una semana equivale a dos clases. Morwen llama a esto el periodo de luna de miel, porque en una semana estarás fascinado en como tu mente se toma un descanso durante la clase, como tu cuerpo se abre durante la posición de perro mirando hacia abajo, y sentirás una vibra zen después de la sesión.

La profesora de yoga y fundadora de Rock your Bliss, Mary Beth LaRue dice: «fisicamente comenzarás a experimentar una sensación de apertura en tu cuerpo. A lo mejor se siente más flexible en áreas que normalmente estaban tensas».

Para tu tercer o cuarta clase, Morwen indica que irás comprendiendo el arte de respirar y moverte. Tendrás más facilidad en las posturas y te encantará ver como empiezan a aparecer músculos. Además es probable que comiences a dormir mejor y a tener una piel más iluminada.

Después de un mes

Si lograste llegar a los 30 días practicando yoga un par de veces a la semana, notarás algunos cambios en la manera que manejas el estrés; verás cómo respiras más profundamente ante situaciones tensas (no decimos que no te vas a enojar, pero al menos tus hombros no te llegaran a las orejas cuando te sientas estresado). También algunas emociones pueden salir a flote.

Un mes de yoga, y notarás cambios positivos en tu cuerpo. «Tu núcleo está más fuerte y verás cómo se van formando los tríceps» dice LaRue.

Y ahora que sos más fuerte, también es probable que quieras más yoga, y tu ansiedad por la comida puede disminuir o cambiar, eligiendo opciones más saludables porque eso es lo que tu cuerpo te pide» añade Morwen. Con todas esas posiciones, tu digestión está en su punto.

Después de un año

«Se convierte en un estilo de vida» dice Fountain. Como tratas a los demás, como respiras, como enfocas tu mente, como te mueves, todo cambia para mejor. A este punto de tu viaje, sabes como controlar tus niveles de estrés y tienes la habilidad para manejar una pelea.

Físicamente, tu núcleo y parte superior están fortalecidos, luces más alto y delgado, tu balance es fantástico, y dormís mejor que nunca. Te volvés menos apegada a las cosas, y tenés más seguridad en ti mismo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top