Deportes

Las promesas son para cumplirlas…

«Vamos a San Nicolás. Si hay que ir, vamos». Lio Messi no dudó. Le preguntaron por la promesa para ser campeón en Rusia y se la jugó. Eso demuestra el compromiso del astro argentino con la camiseta de la Selección. Se juega todo por levantar la copa… Si damos la vuelta el año que viene, va a tener que caminar como 50 kilómetros. Y por más que sea un atleta de alto rendimiento y todo eso, hay que pataconear esa distancia eh… Bien por Lio. Pero ojo… Porque hay un antecedente que no ayuda. Y que prende la alerta.

Resulta que en la previa del Mundial 86′ que se jugó en Mèxico, y en el que Argentina fue campeón por segunda vez en su historia (el primero fue el del 78′ que se jugó acá), un grupo de jugadores hizo una preparación especial en Tilcara, provincia de Jujuy. Como esa ciudad está a más de 2400 metros sobre el nivel del mar, la idea de Carlos Bilardo, el técnico del equipo nacional, era que los players se adaptaran a la altura. Claro, las condiciones eran parecidas a las que iban a enfrentar en tierras aztecas. Ahí, los futbolistas lanzaron la promesa: si se quedaban con el título, volverían a ese lugar a agradecerle a la Virgen de Copacabana del Abra.

Maradona la rompió toda, los muchachos dieron la vuelta olímpica, le ganaron la final a Alemania 3 a 2. Alegría, fiesta, las calles repletas de gente, banderas, gorros, vinchas… Pero nunca cumplieron con lo que se habían comprometido. Sólo algunos cumplieron (Sergio Batista y José Luis Brown, por ejemplo), pero no todos. Y -creer o reventar- la Argentina no pudo volver a ser campeón del mundo.

¿Habrá caído una maldición sobre nuestro seleccionado? Nadie puede asegurarlo… Jamás pensaríamos que la virgencita nos haría algo así. Pero los hechos están a la vista y son muy elocuentes.

Dos cosas… Una, a los muchachos del 86′, si no les jode, podrían darse una vueltita por Tilcara. Nunca es tarde.

Dos, Lio… Si llega a pasar lo que todos queremos, te lo decimos ahora: ni se te ocurra dejar de cumplir. Porque para eso están las promesas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top