Música

Las palabras que riman con el arte

El fenómeno del rap, tal y como lo conocemos, es un estilo musical que surgió en las zonas marginales como una forma de rebeldía. Hoy en día, no sólo es un recitado rítmico, sino que también ocupa un importante lugar comercial. Al punto, que integra la industria musical y mueve millones de dólares al año. Así, muchas personas del mundo proclamaron su propia música, que circula por plataformas audiovisuales -como YouTube–  para obtener una gran cantidad de visualizaciones y likes. Tal es el caso de Paulo Londra, el cordobés que surgió de las plazas cordobesas y consiguió un éxito rotundo.

En Córdoba, Sin Escritura es una de las tantas competencias que se da lugar en la Plaza de la Intendencia.  Este fenómeno nació alrededor del año 2010, cuando jóvenes interesados en el rap decidieron poner como punto en común este lugar para ir a rimar. Al poco tiempo, comenzaron las competencias y, aunque costó, la plaza se fue adornando de personas que tienen algo en común: el rap…

En este espacio verde se juntan jóvenes de distintos barrios con el objetivo de trascender a través de la palabra, su principal arma. Cada viernes de por medio son más de 300, las personas que se juntan a tirar su flow. Están dispersos, pero todos tienen un propósito: hacer su música y mantener el respeto con su comunidad. El grupo presenta ciertos códigos, el «saludo clave» que consiste en chocar sus manos y hombros como señal de que pertenecen a la misma movida. Estos grupos marcan su impronta a través de la ropa, los cortes de pelo y accesorios, pero se diferencian entre sí mediante el uso de la palabra. Es que los chicos que compiten deben mostrar gran habilidad léxica para desacreditar intelectualmente al rival, sin necesidad de hablar sobre una temática puntualmente en la totalidad del minuto.

El reloj marcó las siete de la tarde, apenas algunas estrellas podían apreciarse en el cielo en una noche cálida y enérgica que fue testigo de este torneo de primer nivel bautizado como Anti-Judas. Este nombre responde a la modalidad de la competencia, que no es apta para “traicioneros” (Judas). Vale recordar que la misma comenzó el viernes 10 de noviembre pasado y finalizará el 22 de Junio.

Al principio, la masa se fragmentó en pequeños grupos, aproximadamente de entre cinco a seis personas. En cada rincón se escuchó cada rima que tocó diferentes puntos temáticos como política, filosofía, barrio, narcotráfico, etc. Fue un espectáculo apreciar cómo cada palabra combinó a la perfección con la siguiente y generó una descalificación cuasi insuperable hacia su oponente. Este último prestó atención a cada una para así conseguir el remate perfecto. De esta manera, con la práctica y la concentración planificaron la manera de ganar.

A las ocho aproximadamente aparecieron los organizadores, Leandro Blaster y Lewan, el cordobés que clasificó a la final nacional de la Batalla de los Gallos de Red Bull, uno de los eventos más destacados del freestyle. Así, los grupos de chicos comenzaron a acercarse a los maestros de ceremonia para anotarse y competir. Los encargados del evento, con sus cuadernos en las manos y lapiceras de colores, comenzaron a registrar a quienes decidieron batallar.  Para entender un poco este universo, Lewan  nos puso al tanto: “Para nosotros es un estilo de vida. Es la música que escuchamos, pero también la que hacemos. Es lo que nos hizo compartir valores con otras personas, lo que nos hizo conocer muchas veces a nuestros amigos y nos despejó de otras cuestiones que no eran positivas en cualquier aspecto posible. Creo que la mayoría de los raperos esperan llegar a poder hacer su música”, fueron sus palabras. Con adrenalina, excitación, humo, y ovación del público, la competencia comenzó. En distintos grupos nombrados con las letras del abecedario se vio la presencia de un jurado, un público impaciente y competidores de entre 12 a 30 años. La escena giró en torno a un círculo. En el medio se irradiaba el calor, el sudor y la concentración por parte de los participantes. Alrededor de ellos estaba el público, que con sus gritos y sonidos emitidos por sus bocas premiaron a los competidores en cada rima bien dada. Y los jurados, quienes miraban y escuchaban atentamente sentados.

“La modalidad Anti-Judas consiste en que, a cada equipo clasificado se le da un papel donde tendrán que escribir una temática. A cada temática se le asignará un número del 1 al 8 (que los competidores desconocerán) y, antes de competir, el equipo que gane el piedra papel y tijera, además de elegir quien comienza, elegirá un número. Si este equipo al seleccionar la cifra, le toca la misma temática que ellos mismos escribieron en el papel, tendrán que improvisar hablando sobre la temática pero sin mencionarla (o restarán puntos bajo el criterio del jurado). Si el equipo no escoge la temática que ellos eligieron, pueden improvisar sin restricciones, siempre y cuando respeten la temática”, explicó Lewan. Este sector social maneja una regla: durante la competencia se pueden desacreditar diciéndose las más terribles palabras, pero en el momento que el jurado grita “tiempo”, los oponentes en cuestión se saludan sin problemas, demostrando su respeto y profesionalismo.

Mira También: Londra te lo dice

Al poner como punto de atención la escena de los contrincantes, se observa un panorama donde conviven gestos como cejas fruncidas, golpes en el pecho, caminatas alrededor del enemigo o palmadas en el oponente a la hora del flow. Por supuesto que el uso de la palabra improvisada se acompaña con el ritmo musical hecho por el beatmaker, uno de los presentes de la misma movida del rap. Es sumamente admirable la creatividad en la utilización de los vocablos y la sabiduría de cultura en distintos temas, tales como religión, política, series de televisión, sexualidad, etc. Además, un punto destacable es que los jóvenes que se anotan cambian sus nombres a un estilo particular y único. Algunos que se mencionaron fueron: Karma, Exe, Román, etc.

Llegó el momento de la decisión. Este torneo se consagró como la sexta fecha del torneo Sin Escritura. Y los ganadores fueron Larrix y Román, dos jóvenes que se destacaron por su batallazo lleno de sangre y sudor. Según Lewan, para seleccionar a los triunfadores se basan en los siguientes aspectos: “soltura, variedad musical, respuesta, remate, refutación, capacidad de la demostración de improvisación verdadera, juegos de palabras, uso de figuras literarias como metáforas, aliteraciones, etc.”. Así, cuando se termine el torneo, quien presente más puntos será premiado con ropa, trofeos o medallas, como así también el segundo y tercer puesto del ranking.

Felicitaciones a ? #LARRIX y #ROMAN ?por haber ganado la edición 2vs2 Anti judas de este viernes 11/05. .➡La fecha, los jueces y el público pudo presenciar arduas batallas llenas de sangre sudor y esfuerzo entre 62 equipos .➡Agradecemos a @magma.audiovisual por su cobertura fílmica! – .⚀Las batallas se están subiendo y podrás verlas por #YOUTUBE en⬇⬇⬇⬇⬇⬇⬇ www.youtube.com/sinescrituracba – .?Los esperamos en nuestra próxima fecha que será este viernes 25 de mayo, FECHA 7 del TORNEO #Sinescritura. – Gracias a todos los que presenciaron y disfrutaron de este fechón junto con nosotros! . #sinescritura #freestyle #batalla #battle #improvisacion #batalladelosgallos #cordoba #argentina #rap #hiphop #punchline #flow

Una publicación compartida por Sinescritura (@sinescrituracba) el

La mayoría de los jóvenes anhela a que su propia música rompa las fronteras. Una oportunidad para ser reconocido mundialmente es a través del ranking Freestyle Master Series. “Este evento funciona asignándole un puntaje puntual a competencias con cierta relevancia a nivel internacional, nacional y provincial. Sin Escritura es una de las cuatro competencias de plaza que se tuvo en cuenta para este ranking. Los tres primeros puestos del podio son puntuados para este top. Si a esto se suma participación exitosa en otras competencias (Red Bull, Batalla de Maestros, etc.) los competidores pueden luchar por el primer puesto del ranking y así tener un ingreso directo para FMS Argentina 2019”, explicó Lewan.

Así, con tanto esmero y dedicación, lo que empezó como un simple hobbie para este grupo social, se transformó en un estilo de vida. Donde el futuro que desean es que muchísima gente asista y se una al rap. También que la cultura y los valores que comparten se transmitan y que este universo alcance aún mayor difusión. El rap es un arma cargada de futuro.

Por Julieta Galdeano para GAMBA.FM

Mirá También: Paulo Londra y Marilina Bertoldi son la nueva generación

Puntajes Gamba: 

Flow: 9

Humo: 8

Batalla: 10

Freestyle: 10

Tinchos: 0

Acote: 9

 

 

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top