Música

La historia de La Falda Rock

El próximo sábado 18 de noviembre regresa el emblemático festival con una grilla actualizada que responde a su política: tener entre sus filas a los artistas más populares del momento. Así es que La Vela Puerca, Kapanga, Iorio, Bersuit Vergarabat, Asspera, Sueño de Pescado, entre otros, animarán esta nueva edición. Te contamos la historia de La Falda Rock.

Vale destacar que el festival empezó en un clima hostil y con ningún tipo de antecedente en el interior del país. Hasta ese momento sólo se había vivido BARock y el Festival Pinap, ambos en Buenos Aires y en los comienzos mismos del rock argentino. Mientras que La Falda Rock, conocido inicialmente como el Festival Argentino de Música Contemporánea, empezó en una etapa de quiebre del rock argentino: del folk y rock progresivo de la década del 70, a los sonidos pop bailables de comienzos de la década del 80. Por esos días nuestro rock sólo tenía 15 años y al público le costaba ver en una misma grilla a artistas de diferentes géneros o incluso ver con buenos ojos los giros estéticos de los músicos, como el caso de Miguel Cantilo y La Punch, que dejó la canción de protesta para meterse de lleno en los raros sonidos de la nueva ola y el resultado fue que el público le dio literalmente la espalda. Otro elemento es que por esos años (principio de la década del 80) en el país todavía regía la Dictadura Militar y el rock no era visto con buenos ojos por parte del régimen. No obstante, por iniciativa del periodista Mario Luna se llevó a cabo la odisea de hacer un encuentro de música contemporánea y la ciudad lo recibió muy bien.

La Falda era uno de los principales puntos turísticos de la provincia de Córdoba y, en el verano, recibía visitantes de todas las regiones. En ese contexto el rock tuvo su lugar y los jóvenes de distintos puntos lo tomaban como sus vacaciones y como el lugar de encuentro para ver las nuevas tendencias de la música popular argentina. También vale recordar que el primer intento por hacer este festival fue en Cosquín -año 1976-  por un pedido, según Mario Luna, del propio Luis Alberto Spinetta, que por esos años le había dado un giro estético a Invisible. De este modo fue que se hizo el primer festival con el marco de los años de plomo como contexto y la gente de Cosquín no lo recibió muy bien. Luego de esa precuela,  recién volvió a hacerse en 1980 y tuvo ocho ediciones consecutivas por las que pasaron Soda Stereo, Los Violadores, León Gieco, Zas, Fito Páez, Juan Carlos Baglietto, Luis Alberto Spinetta, Los Abuelos de La Nada, Los Encargados, Virus, entre muchos otros.

Después vino un parate  el festival retornó en el año 1992, nuevamente por iniciativa de Mario Luna, con Divididos, Illya Kuryaki And The Valderramas, Ratones Paranoicos, Fabiana Cantilo, Nito Mestre y muchos otros. Otra vez el Festival quedó en suspenso y se retomó recién en el año 2002 bajo la iniciativa de Héctor Emaides, quien un año antes había cimentado el Cosquín Rock. Así fue que para esperar la primavera de ese año se hicieron tres jornadas con las presencias de Babasonicos, Pappo, Bersuit Vergarabat, La 25, Moris, Luis Alberto Spinetta, Catupecu Machu, Las Manos de Filippi, Cienfuegos, Las Pelotas, David Lebón, entre otros. El nuevo público vibró los tres días y puso el Anfiteatro Carlos Gardel hasta las manos, salvo el último día. A pesar de eso el festival tuvo su punto final y no se volvió a realizar.

Con motivos de este nuevo regreso, es que entrevistamos al periodista Néstor Pousa, autor del libro La Falda en Tiempos de Rock, quien nos acercó por tramos a la historia de este emblemático festival que tuvo su regreso el año pasado y que el próximo sábado demostrará que sigue en pie como en los viejos tiempos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top