Música

Illya Kuryaki y Turf hicieron delirar a Córdoba

Illya Kuryaki y Turf hicieron delirar a Córdoba

El Personal Fest con parada cordobesa tuvo como epicentro La Plaza de la Música, lugar en el cual Illya Kuyaki y Turf hicieron delirar a Córdoba. En total 8000 personas colmaron el predio. Ya desde temprano el público, compuesto en su mayoría por adolescentes, se llegó hasta La Costanera de Córdoba para entretenerse con la propuesta que trajo el Festival, entre ella juegos electrónicos y food trucks, para luego ver a los primeros números que pisaron el escenario. En primer término Los Mentideros con su blues característico, y luego Superclásicos, alineados bajo el  ala del rock/pop. Estos últimos levantaron a los presentes con una versión de Cosas Mías.

Ya cerca de las 20 el escenario quedó vacío y La Plaza de la Música fue colmándose. Por ese momento hasta tres cuartas partes del lugar. El patio estaba habilitado y funcionaba como un vaivén para todo aquel que quisiera tomar una bocanada de aire fresco. Un detalle a tener en cuenta y que llamó mucho la atención a quienes frecuentan ese sitio es que no se vendieron bebidas alcohólicas y en diferentes tramos había surtidores de agua gratuitos con sus respectivos vasos para todo aquel que tuviera sed.

Así, llegó el momento de Turf, la banda que a fines de los 90 irrumpió la escena argentina a fuerza de canciones hiteras e impuso su estilo por sobre la mayoría de las bandas de su camada alternativa. Hacía 10 años que no tocaban en Córdoba. El comienzo fue con una nueva gema, Kurt Cobain, para continuar con una catarata de hits: No se llama Amor, Casanova, Panorama, Vade Retro, Cuatro Personalidades, La Canción del Supermercado,  y Magia Blanca.  Allí el grupo mostró su potencial con un sonido claro, preciso y potente asentado en  bases muy poderosas para que Joaquín Levinton haga de las suyas con total libertad. El apoyo de Nicolás Ottavanelli (tecladista) y Leandro Lopatín (guitarrista) en los coros fue vital para lograr la afinación justa. El final fue demoledor con Pasos al Costado y Yo No Me quiero Casar, y Usted? . De esta manera dejaron en claro que después de 10 años la magia blanca sigue intacta e incluso más fervorosa, con un frontman de los que ya no hay, como lo es Levinton, quien es capaz de hacer saltar a una hinchada cuyo equipo ha sido goleado.

Ya con La Plaza colmada, Los IKV subieron a las tablas  para dar una clase magistral de funk y soul latino. En total fueron 10 músicos sobre el escenario que dieron rienda suelta al repertorio más popular post-regreso de la banda. Ula Ula, marcó el inicio de un viaje de una hora y media en el cual primó el poderío eléctrico y la sutileza armónica. Dos cualidades que no  siempre están asociadas. El momento bizarro se vivió cuando la banda pidió al público cordobés que cuente un chiste y le pusieron el micrófono a un integrante del público que dijo, «el chiste es que me dejen subir a tocar algo de percu». Los integrantes de la banda quedaron perplejos y, ante la insistencia del público lo dejaron subir. Primero, el joven  probó con un cencerro, y luego accedió al set de percusión en el cual hizo un solo que lo hizo dueño de los 20 segundos de fama que todo humano puede conseguir alguna vez. Jennifer del Estero, Da Cosmos, Hombre Libre, Jaguar House, Funky Futurista («El que no salta es gorra», tiró el Dante), y  una potente versión de Chaco marcaron el latido del show con un sonido abrumador. En todo momento Emmanuel Horvilleur y Dante Spinetta enfatizaron cada canción con sus particular estilo de baile. Los más chicos tuvieron su momento de gloria con Gallo Negro; los más grandes con Abarajame, momento en el cual todo el estadio gritó «Illyia, Illya Kuryaki and The Valderramas, Illya», como un mantra se pudo observar a la gente saltar. El bis vino de la mano de África, canción que estrenará clip la semana que viene.

De esta manera el Personal Fest Verano dio su punto final en Córdoba. Una vez más los Illya Kuryaki demostraron ser dueños del sonido que sigue en boga, esa mezcla de funk con impronta latina y griega donde hay lugar para el rap, la salsa y el baile. La banda late al calor de las masas con LHON como muestras de que el sonido de esta nueva era es el funk futurista.

por Santiago Ramos

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top