Deportes

Fútbol Gastronómico

La historia tiene un poco más de un año. Pero recién se conoció en las últimas horas. Y fue medio de casualidad… Resulta que un accionista opositor a José Castro, el presidente del Sevilla de España, lo acusó de utilizar dinero del club en su propio beneficio. Y entre otras cosas, comprar un jamón despiezado de 400 euros (unos 8400 pesos) para su consumo personal. Pero la explicación del máximo dirigente del club español generó una carcajada generalizada… «El jamón fue un regalo al presidente de Boca Juniors tras prometerme que su equipo vendría gratis a jugar el Trofeo Antonio Puerta, fíjese usted si salió barato el jamón», contó Castro.

Se sabe que Daniel Angelici, el presidente de Boca, mantiene una amistad con su par de Sevilla. Tanto que fue el directivo del Xeneise el encargado de negociar la salida de Jorge Sampaoli para que se hiciera cargo de la Selección.

En pocas palabras, fue un canje: Boca fue a jugar un amistoso en noviembre del 2016 y Angelici se llevó un jamón (calculamos que fue un crudo de los buenos, de esos que sólo se consiguen del otro lado del charco…). Linda historia… Pero nada original. Es que en Córdoba ya existía un antecedente…

Allá por el 2002, debutaba en Instituto Hernán Boyero, el Flaco, un delantero desgarbado, nacido en Río Segundo. Bueno, había un carnicero de su lugar natal que le regalaba dos kilos de falda por cada gol que convertía con la camiseta de la Gloria. Cada vez que Boyero la metía, pasaba por la carnicería y se llevaba su premio. Y el Flaco se comió algún que otro asado con los más de 15 goles que anotó. Otro ejemplo -quizás el pionero en el rubro- que mezcló al fútbol con la gastronomía…

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top