Música

Flashbook presenta su cosecha propia

Si tuviésemos que definir al rock argentina actual, entre muchas adjetivaciones, diríamos que es federal, desprejuiciado, ecléctico y colectivo, como un convoy donde el todo es más que la suma de las partes. Esta nueva era tuvo a Córdoba como una de sus principales semillas germinadoras.

Es que diferentes factores se combinaron en la última década para que la escena cordobesa sea el espejo por el que se proyecte el nuevo rock argentino. La creación de sellos discográficos, la aparición de un notable colectivo artístico heterogéneo, la constitución de nuevos espacios dedicados a la música local, la formación de ciclos dedicados a difundir espacios alternativos, las posibilidades que brindaron las plataformas digitales y la conformación de medios alternativos fueron, a grandes rasgos, fueron  los pilares sobre los que se construyó la actual camada del rock argentino.

Por todo lo que está sucediendo es que el ciclo de tertulias sobre libros de rock denominado Flashbook convocó a diferentes referentes de la escena para repensar e intercambiar opiniones. Para la ocasión se presentarán tres libros que funcionan como la pintura de esta época: Esto es una Escena (Juan Manuel Pairone), Bienvenidos al Show (César Pucheta y Gonzalo Puig) y Yo estuve Ahí (Carlos Rolando).

«La aparición de sellos y ciclos fueron importantes porque en ese trabajo en equipo, y de posicionarse como un «colectivo», colaboró con la profesionalización que caracteriza a esta época», define la periodista, cantante y escritora Soledad Toledo, quien participará de la charla por sus intervenciones en Yo Estuve Ahí y Esto es una Escena.

Profesionalización es una palabra que suena fuerte en la lógica underground. Sin embargo es el punto que terminó por favorecer a toda esta movida.  Al menos, en eso coinciden los cinco periodistas convocados para hablar sobre el tema. «La última década del rock en Córdoba fue muy importante en cuanto a la profesionalización, no sólo de los músicos sino también de los oficios que se generan alrededor de la escena.Esto ha permitido que sea el momento de mayor expansión, crecimiento y de generación de proyectos perdurables, que han trascendido las fronteras de la provincia», afirma Gonzalo Puig.

«Más allá de lo estrictamente musical, en cuanto a géneros y estilos, creo que predomina la profesionalización y la construcción de nuevos esquemas de producción y difusión musical que transformaron la industria», enfatiza la periodista Elisa Robledo.

A su vez, el mentor de Esto es una Escena, Juan Manuel Pairone hace un balance sobre los últimos 10 años. «La última década ha sido de mucha expansión y aprendizaje. Se ha profesionalizado la escena y sus distintos agentes, se siguen desarrollando nuevos roles. Ahora mismo pasamos por un momento de meseta, con algunos exponentes creciendo significativamente pero con un freno en en circuito local de música en vivo, con más dificultades para los proyectos más nuevos. En paralelo, Córdoba se ha consolidado como la principal plaza a nivel nacional en materia de público, intensidad y convocatoria. Eso no es poco».

Por su parte César Pucheta se anima a arriesgar «es posible que la última década sea la más importante en la historia del rock hecho en Córdoba». Además, desarrolla sobre los motivos que llevaron a esta situación: «Si bien es cierto que hubo aspectos que resultan fundamentales para comprender el proceso y que exceden lo estrictamente territorial (democratización tecnológica, mayores facilidades para grabar y distribuir las obras); resulta necesario destacar que si Córdoba se convirtió en un faro estético y en una referencia organizacional a nivel país eso es producto de lo hecho por el colectivo de artistas y productores cordobeses».

Por último, Pucheta reflexiona sobre el aporte de Córdoba a la escena argentina, «desde Eruca Sativa a Paulo Londra, la renovación generacional de la música cordobesa se convirtió en parte fundamental de los sonidos de la escena nacional de la segunda parte del siglo XXI».

El debate tendrá lugar en el martes 25 de junio a las 19 hs. en la Capilla del Buen Pastor. De  la velada también participarán diversas personalidades clave en este colectivo: Simón Templar aportará una puesta de imágenes rockeras de la última década; Tocarli Medina expondrá su minuciosa colección de flyers, fanzines y afiches; Carlos Sada adelantará algunas canciones del próximo disco de Sullivan dedicado al rock de Córdoba; Martín Carrizo mostrará los vinilos dedicados al ramo; Caleb Martínez aportará lo mejor del catálogo LoFi (el primer sello de rock cordobés) y Toño Tellez seleccionará grandes gemas de la música de la docta. La mesa está servida, con entrada libre y gratuita.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top