Deportes

Festejos dolorosos

Del amor al odio hay un sólo paso, dice el refrán popular. O del festejo al dolor, también podría aplicar. Los jugadores de Chacarita, felices por el ascenso, y siempre aparece alguno que dice… «Todos subidos al travesaño! Vamoooo». Y allá fueron… Hasta que se partió a la mitad y ¡pumba! todos al suelo. Y automáticamente, se vienen algunos recuerdos de alegrías que terminaron doliendo… El muro que se derrumbó sobre la pierna de Martín Palermo cuando jugaba en el Villarreal español es una muestra. O aquel festejo del doctor Julio Ferreyra cuando Talleres logró el ascenso a la B Nacional: el médico del plantel terminó con una fractura en su tobillo. Alguna vez, Andrés D’Alessandro quiso saltar un cartel que le quedó demasiado alto, a Maxi Rodríguez -jugando para Newell’s– lo lesionó un compañero con un golpe en las costillas… Bueno, hay muchos ejemplos de festejos… dolorosos. Acá sólo algunos (y sí, algunos dan para reírse).

 

 

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top