Deportes

Experiencia en repechaje

Todavía nos dura la bronca por el empate frente a Venezuela… Pero bueno, más allá del fastidio que cargamos, hay que mirar la realidad: hoy, estamos en zona de repechaje para ir a Mundial de Rusia del año que viene. Y si no logramos cambiar la historia y sacar pasaje directo, ya hay rival designado:  Nueva Zelanda. Sí, parece que aparte de los All Blacks también tienen equipo de fútbol (si tenemos que jugar con ellos, repasaremos más data… Pero esperemos, crucemos los dedos y le recemos a san Messi). Igual, ya tenemos experiencia en jugar la «repesca».
¿Se acuerdan? Bueno, para acordarte tenés que tener más de 25 años, ¿no? No importa, acá te contamos brevemente lo que pasó en el 93′. Resulta que la Selección había arrancado bárbaro las Eliminatorias para el Mundial de EEUU 94′: le habíamos ganado a Perú y a Paraguay, ambos de visitante. Pero… El equipo del Coco Basile empezó a andar a los tumbos. Hasta que llegó la catastrófica derrota 5 a 0 frente a Colombia en el Monumental. Que nos condenó al repechaje frente a Australia. Para ese cruce con los canguros, Basile convenció a Maradona para que volviera a ponerse la camiseta argentina. Diego había vuelto al país después de que le saltara el primer doping, cuando todavía jugaba en el Nápoli de Italia. El 10 se preparó bien y volvió.
Pero ni siquiera con él en cancha nos fue fácil. Tuvimos que esperar el partido de vuelta, en Buenos Aires, para asegurarnos el lugar en la copa del mundo del año siguiente (también nos acordamos bien de ese torneo, con la enfermera llevando de la mano a Diego, la efedrina y la vuelta a casa en octavos después de la derrota vs Rumania). El 31 de octubre del 93′ jugamos en Sydney. Hubo que pasar de largo, porque con la diferencia horaria, el partido arrancó como a las 4 de la mañana de acá. Y encima, fue un triste empate 1 a 1 (gol de Abel Balbo). Recién el 17 de noviembre, apareció Gabriel Batistuta -rebote de por medio- para marcar el gol que nos dio la clasificación.
Dos cosas… Ojalá que no pasemos de nuevo por esta misma experiencia. Pero si no queda otra, que sea con menos suspenso.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top