Entrevistas

«En el mundo de la moda uno no decide las cosas»

Una de las decisiones más arrojadas y más difíciles de tomar es salir de la zona de confort para emprender un camino sin destino con el objetivo de transmitir un mensaje que nace en el corazón. Así hizo Naomi Preizler, quien un día largó todo el mundo que tenía a sus pies por ser una modelo de élite mundial (desfiló en París, en Nueva York y en otras capitales del mundo) para empezar de cero en la música. Así lanzó su mensaje feminista, igualitario y el mensaje caló hondo. De hecho, su canción Fama de Puta llegó a obtener más de dos millones de reproducciones en las plataformas. Como esta noche llega a Belle Epoque (Lima 373) para tocar junto a Yaz Alvarez, Maia Dros, hablamos con la propia artista para saber de qué se tratará su show.

¿Cómo te preparás para este concierto en Club Belle Epoque?

Yo tengo como un show que vengo trabajando en diciembre y enero con músicos en vivo que es algo nuevo. Yo venía trabajando con pistas, con dj’s; ahora toco con batería y guitarra, tengo bailarinas también. Me gusta que en mis show pasen muchas cosas. También voy con un invitado rapero. A mí me gusta que en el escenario se vea diversidad, se vea gente fuerte, mostrar diferente tipo de personas, eso es lo que más me gusta. Me gusta linkear con artistas que me gustan. Me gusta más que nada su espíritu, su mensaje. No me guío mucho por las modas ni las tendencias, creo mucho en cada persona con la que trabajo. A Córdoba vamos a ir varios y siempre me gusta darle al público esa visión y ese mensaje, que ellos se sientan parte de todo, que no sientan que la gente que está ahí arriba es inalcanzable.

Que sientan que todas las personas somos parte de lo mismo… 

Sí, y que todos pueden hacerlo. No hay limitaciones….

Claro, «cualquiera puede cantar» dicen Los Auténticos Decadentes…

Claro, no sólo cantar, bailar. Cualquiera puede expresarse. Elijas lo que elijas, para mí siempre va a ser lo más importante la libertad que tengas para expresarte.

Sí, y está bueno que traigas el mismo espectáculo que presentás con todo en Buenos Aires porque a veces suele ser difícil por los costos… 

En este caso por suerte la verdad es que vamos ocho personas y estoy muy contenta de ir ahí con un show grande porque, a veces los artistas viajan con un reducido de dj’s, pistas y yo ahora quiero tocar con este formato.

¿En cuánto cambia tu sonido en vivo con respecto a las grabaciones? 

Mis temas no tienen guitarra. En mi show de ahora tengo un guitarrista de guitarra eléctrica y me hace un poco más punk, me hace ser más desafiante y también la batería acústica me agrega mucho y me hace más fuerte. Viste que muchos beats, como el de Fama de Puta que es un beat de trap, el beat tiene su blow que es como el del hip hop,  mucho más abajo y con esta batería el show se convirtió en otra cosa. Es muy arriba, capaz que los temas que eran más abajo ahora son una fiesta.

¿Tenés algún tipo de preparación previa a este tipo de conciertos? 

La verdad es que vivo preparándome en cuanto a ejercicios vocales o físicos. No es que me prepare especialmente antes del show, sino que la carrera de un artista es estar siempre preparado. Estar siempre preparado, siempre listo para todo lo que surja, algo que me quedó también de la carrera de modelo que los trabajos como modelo salían de un día para el otro, tenías que viajar a la otra parte del mundo y tenías que estar preparada y entrenada. Sí capaz antes del show caliente la voz, haga unos ejercicios, trate de distenderme, divertirme.  O sea, trato de estar tranquila y relajada antes de cada show para que eso se note en el escenario.

Hablaste del mundo de la moda y, al principio de la entrevista, hablaste de la posibilidad que tiene cualquier persona de expresarse, ¿qué diferencias y similitudes hay entre el mundo de la moda y el mundo de la música? 

En el mundo de la moda uno no decide las cosas, como que el otro te elije. Expresás algo que no es tuyo, transmitís como una creación de otra persona, tenés que encajar en un casting y en lo que están buscando. Es como muy parecido al mundo de los actores, salvo los que los independientes que se autogestionan, están todo el tiempo esperando a que los elija alguien y eso es muy desgastante.  Cuando pasa está buenísimo y te sentís re bien, pero cuando no pasa es como muy subibaja todo el tiempo y lo que tiene la música, por lo que yo me volqué a una carrera artística, es para hacer yo lo que lo crea y expresa. Es como que estoy detrás y pongo el cuerpo también para mostrar sólo lo que yo quiero mostrar… y todo depende de mí. Yo me las genero, en la moda no.

Si bien hay una gran desigualdad de oportunidades para que las mujeres tengan lugares para tocar, de a poco se van ganando más espacios… ¿Cómo ves este cambio?

Antes estaba todo ese concepto de la groupie, ¿cuándo escuchaste groupie hombre? Groupie se le llamaba a las mujeres fans y las chicas querían ver a hombres en el escenario porque fantaseaban con el cantante. Cuando yo era chica admiraba a un montón de artistas mujeres, pero obviamente tenía pósters de los Backstreet Boys, de Luis Miguel. Esa cosa de que estaba como que la chica seguía al hombre porque, si la chica sigue a una chica, es como que compite con vos. Eso por un lado. Por otro lado, la industria sigue igual, manejada por hombres: la mayoría dueños de sellos, los que manejan Spotify, los que arman las playlits, los productores de festivales, son todos hombres y son de otra escuela. Entonces no quieren el cambio o les da miedo. También estaba esa cosa de que la mujer no vende tickets. Estaba todo armado para eso, desde los fans hasta la industria crearon este circo donde la smujeres no trabajaban, acá en la Argentina, ¿no? Cuando empecé me dijeron eso, «andate afuera, acá no vas a trabajar».

Por Santiago Ramos para GAMBA.FM

Mirá También: El universo de Juana Molina 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top