Entrevistas

¿De qué se trata la nueva versión de Riff?

En la era de las experiencias en vivo, donde las nuevas generaciones desean ver en directo a las grandes leyendas del rock argentino, Vitico y Luciano Napolitano (hijo de Pappo) se hablaron por teléfono y armaron una nueva versión de Riff, la emblemática banda de rock and roll que sacudió la escena de principios de los 80’s para luego convertirse en un clásico. Claro está que los miembros de esta nueva banda (Vitico, Luciano Napolitano, Juan Moro y JAF) no quieren hablar de regreso sino de una nueva versión . Así el año pasado tocaron tes veces a sala llena en el Teatro Vorterix y ahora se preparan para brindar un espectáculo de alto voltaje en el Rock en Baradero. Para hablar de todo lo que se viene conversamos con Vitico, fundador del emblemático grupo. Aquí los detalles.

¿Cómo se están preparando para el concierto que vana a dar en el festival de Rock en Baradero? 

A full. Es una casualidad porque a uno de los lugares que me falta ir es al Festival de Baradero, por eso estoy muy contento y creo que Riff allí va a dar un espectáculo único y sensacional, como los que dimos en el Vorterix (los tres estuvieron agotados). En esta formación hay una muy buena combinación de Riff 7, con JAF luciendo esa forma tan buena de cantar que tiene, uno de los mejores cantante que hay en la Argentina; si cerrás los ojos, Luciano parece el padre cuando canta. Cuando toca no, todavía no, ni creo que nadie llegue a tocar como Pappo nunca, pero cantando es exactamente igual. Tengo que decir que desde que lo estoy viendo seguido, desde hace un par de años, está mucho mejor porque sus tres hijos lo han enderezado; por si esto fuera poco tenemos al hijo de Oscar Moro (Juanito). Vos fijate que tanto Pappo como Oscar Moro tuvieron un solo hijo y ese solo hijo se dedica a lo mismo que se dedicaban ellos…

Lo he visto tocar a Juan con Willy Crook y es un baterista tremendo…

Exactamente lo que le dije. «Juan, te pido que lo que hacía tu padre con el plato lo hagas con el charlestone» no todo el tiempo, pero… se lo dije como productor, para sacar lo mejor de él, ¿se entiende? Hicimos una conferencia de prensa y yo empecé diciendo, «esto de ninguna manera es una vuelta de Riff» porque sería imposible una vuelta de Riff sin estar Pappo, pero es un experimento sobre cromosomas genéticas y resurrección. Y hablando de cromosomas y genéticas, y para hacerlo menos complicada, hay momentos en que estando con Luciano es como estar con Pappo, el mismo sentido del humor, la misma risa, esa misma voz, las mismas reacciones… y lo mismo, sin haberlo conocido tanto a Oscar Moro, con Juanito es igual, hace el chiste que hubiera hecho el padre en el mismo momento. Lo que estoy haciendo lo hizo Led Zeppelin con el hijo de John Bonham de baterista; yo estoy haciendo lo mismo pero con dos…

¿Y tu hijo? 

A la mitad del show se incorpora Nicolás, que le pone un toque de fineza porque, cuando yo lo llevaba al profesor de guitarra a él y a su hermano mayor, venía Pappo a casa en esa época y por un lado se asustaban, pero por otro lado lo oí decir yo a Nicolás en un reportaje que su principal influencia tocando la guitarra es Pappo y  es como tenerlo a Pappo tocando. O sea, lo de la voz de Luciano por un lado, lo de Juanito por otro, Luciano haciendo la guitarra, JAF cantando y quien habla tocando el bajo. Vamos a dejar todo en el escenario. La verdad es que vamos a Baradero con mucho entusiasmo y sabiendo que vamos a presentar un show de aquellos que no se olvidan.

¿Cómo fue ese primer encuentro en la sala de ensayo?

Hubo como una magia. Después de que me llamó Luciano, sin lugar a dudas me reuní con los dos originales, Michel Peyronel y Boff Serafine. Boff me dijo que él prefería quedarse afuera por cuestiones personales y lo respeté, pero Peyronel dijo que sólo lo haría por dinero, que no haría temas pedorros como Acción, y que quería 300 mil dólares para él solo (150 mil dólares de adelanto). Entonces realmente lo que me di cuenta es que con él no se puede hacer absolutamente nada porque alguien que, cuando vas con una propuesta sólo te pone condiciones… ¡Dejémonos de joder! ¡Estamos grandes! No me pongas condiciones, poné buena onda. ¿Vos me preguntaste cómo fueron los ensayos desde el principio? Fueron alegres. En todos los ensayos y después de los ensayos quedamos conversando nosotros y siempre nos reímos.

¿Qué te movilizó a hacer esta nueva versión de Riff?

Esto es lo que hay, a esto no lo hice por interés, ni por la guita. Lo hice sabiendo que había propuestas para hacer un espectáculo en el Hipódromo para 20-25 mil personas y yo podría haber decidido hacer eso. De ninguna manera, yo hice tres teatros porque se fueron dando la cosas. Es un lugar chico que suena muy bien como el Vorterix. O sea que privilegié sobre todas las formas, la calidad del sonido, del espectáculo. O sea que no lo hice para pegar un zarpazo de dinero. Además yo ya cumplí 70 y me alegra estar bien y tener las mismas ganas que cuando tenía 18-20 años para hacer estas cosas, pero nunca sabés hasta cuando vas a estar. Entonces a los gustos hay que dárselos en vida, más que gusto para mí, es un gusto que hay que darle a la gente, a la que vio a Riff y a la que no lo vio también.

Además sos un tipo acostumbrado a estar rodeado de gente joven. Viticus, tu banda, tiene a muchos jóvenes… 

Muy buen comentario el tuyo porque realmente los de mi edad son insoportables o están muertos. No podés vivir de lo que hiciste hace 30 años o podés vivir, peor hay que seguir. Yo nunca dejé de tocar, siempre seguí con Viticus, acabamos de hacer un show el sábado pasado muy bueno en el Roxy. Y bueno, para Baradero, lo mejor.

¿Y cuál es el repertorio que abordan? 

Empezamos con 4 temas de Riff 7, para hacerle el honor a JAF, y después seguimos con clásicos de Riff hasta el final. Todos hits. O sea que no hay forma de no pasarla bien.

Con Riff han transitado diferentes épocas del rock argentino, por ejemplo tocaron en el BARock 82, tocaron en algunos Cosquín Rock, ahora van a tocar en el Baradero…¿Cómo definirías a cada uno de estos eventos? 

Como te dije al principio, en Baradero nunca estuve, o sea que me parece interesante ir. En Cosquín he estado en casi todos los eventos y es el festival más federal que hay porque, al estar en el medio del país, viene gente de las otras provincias, cosa que siempre fue muy agradable. Pero me parece que no sé… este año bajó a Riff y a Viticus. No sé, la verdad que parece algo personal . A partir de eso y por esa razón yo lo llamo Cosquín Pop; y el Barock en aquel momento fue un evento importante. Hay que pensar que era una época muy diferente, ¿viste? De ahí quedaron muchas cosas para la historia. Pero el BARock fueron tres ediciones, como mucho. No es algo que haya durado mucho.  En cambio hay que reconocer que el Cosquín ha durado muchísimo y se hace todos los años.

Riff se caracterizó por ser una de las bandas que aportó otra estética visual en el rock argentino, vos fuiste uno de los primeros en traer las camperas de cuero cuando viniste de Europa. ¿Eso es importante para finalizar el concepto artístico? 

Sí. Yo creo que cuando una banda sale, si tiene una imagen predeterminada, es mejor. Eso se lo aconsejamos a Soda Stereo  y bien que lo hizo. Se lo aconsejamos cuando estaban arrancando y se ve que se lo tomaron en serio porque lo hicieron muy bien. Creo que la imagen también tiene que ver porque el espectáculo no es sólo lo que oís, sino también es lo que ves.

Por Santiago Ramos para GAMBA.FM

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top