Viral Fest

¿Cómo vive la tribu más aislada del mundo?

En los papeles, la isla Sentinel del Norte pertenece administrativamente a India, como parte del distrito Andamán del Sur. En la práctica, la isla no pertenece a nadie. Mejor dicho, es sólo de los nativos que por generaciones mantienen sus costumbres ancestrales y no tienen ningún tipo de contacto con el mundo del siglo XXI.

La isla, que está habitada por aborígenes de la etnia Sentinel, tiene casi 60 kilómetros cuadrados de superficie. Los sentineleses rechazan cualquier acercamiento al mundo moderno. De hecho, son famosos por su hostilidad con los visitantes. El gobierno de India te prohíbe a los turistas visitar la isla, porque podés morir… a flechazos.

+ Gamba Islas flotantes de los Uros en Perú

Hay poca información respecto a los sentineleses. Se cree que hoy viven entre 50 y 400 personas y son descendientes de los primeros pobladores… ¡de la Tierra! que emigraron de África a la isla hace aproximadamente 60 mil  años. Además no se conoce su idioma y se sabe que no dominan el fuego y que no son agricultores, lo que hace suponer que viven de cazar y recolectar frutos de la isla.

¿Por qué viven tan aislados? ¿Y por qué tan hostiles? A finales del siglo XIX, el militar británico Maurice Portman logró llegar a la isla y logró un intercambio pacífico. Llevó a dos adultos y a dos niños a Port Blair, la capital de las islas Andamán, y al llegar los adultos murieron. Se supone que fue porque tenían un bajo desarrollo de sus sistemas inmunitarios. Los niños volvieron a la isla y muchos historiadores suponen que esa fue la puerta de entrada de enfermedades desconocidas para los sentineleses. Desde entonces rechazan cualquier tipo de contacto.

Luego del tsunami de 2004 India envió un helicóptero a la isla y los sentineleses lo rechazaron a flechazos. En 2006, dos pescadores también fueron asesinados por acercarse demasiado a la isla. Y el último caso conocido data de 2018, cuando un misionero estadounidense llamado John Allan Chau decidió llevarles su religión a los lugareños. El intento de Chau terminó de la peor manera: murió a flechazos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top