Entrevistas

“Capaz que esta bueno que se muera el rock”

Después de su tremendo show en el Club Paraguay de la ciudad de Córdoba, Eruca Sativa dio una extensa entrevista al portal Silencio en donde dejaron varios interesantes conceptos sobre su nueva búsqueda musical.

Lo primero que se escucha en Seremos Primavera, el nuevo disco de estudio de Eruca Sativa no es una guitarra distorsionada, ni una batería estruendosa ni una línea de bajo imposible: es un piano. Pero lo más notable de todo es que, a esta altura de la carrera del trío, ese gesto no resulta inesperado. De hecho, para elles (prefieren que se use lenguaje inclusivo cuando se les menciona), la idea de ampliar la paleta sonora es una realidad que se plasmó, con fecha específica, desde la salida de Huellas digitales (2014), su primer disco en vivo.

“Nos habían pedido que hagamos un disco en vivo”, recuerda Lula Bertoldi. “Entonces dijimos ‘Bueno, dale’ y elegimos hacer algo que nos pareció un desafío mayor que grabar un show como los que dábamos todos los fines de semana”. Es por eso que, aunque Seremos primavera tal vez sea el trabajo más ecléctico de Eruca Sativa hasta la fecha, suena como una continuidad lógica.

“Yo le encuentro una unidad”, completa Brenda Martín. “Tal vez es difícil verlo desde adentro, pero nos parece que todos los discos son así, que todos tienen una sonoridad que los define”.

A este parece definirlo el audio cristalino…
Brenda: Sí, ya le teníamos ganas desde hace dos discos, pero tal vez no lo habíamos sentido tan fuerte como para este. Acá imaginamos un audio limpio, que suene 3D. Partimos de una base gestada con sonoridades que no estuvieran todas rotas; creo que fue porque nuestro camino creativo nos lleva siempre a hacer cosas que no hicimos antes. Ahora teníamos ganas de mostrar música de esa forma. Ya no escuchamos Pantera hace años (risas).

¿Y qué escuchaban mientras graban el disco?
Lula: ¿Como referencias de audio? Beck y Billie Eilish. No somos para nada cerrades, escuchamos todo y vamos tomando cositas. Sería un error tremendo no escuchar lo que están haciendo en otro lado, decir: “Ah, eso es pop, yo no lo escucho”. Porque, además, nos encanta el pop.

El nombre del disco plantea un mensaje renovar perspectivas desde el optimismo. ¿Habla también del interior de Eruca Sativa?
Lula: No lo veo así. Sería muy egocéntrico pensarlo de ese modo. Hablamos de nosotres como personas en el marco de algo más grande, que es la humanidad. Refleja un renacer que tiene que ver con las personas. Siento que estamos en eso, en una búsqueda conjunta, social. Somos parte de un montón de personas que estamos buscando ser distintes para generar una sociedad mejor. Creemos que es algo posible y por eso el nombre del disco es un mensaje positivo. Es muy inspirador escuchar a una piba de 16 años hablar en las Naciones Unidas. En el caso de la Argentina, escuchar a mujeres queriendo cambiar las cosas, con esperanza, con el ánimo de salir a las calles a luchar, mujeres que han pasado por todo. Te da esperanza de que hay un lugar mejor al que podemos ir como sociedad: eso es Seremos primavera.

“Omara”, el primer tema del disco, empieza con un piano y con Lula cantando en primera persona del masculino. ¿Fue una decisión deliberada?
Brenda: Sí, porque es un momento, es la primera impresión que te llevás y nos copaba que sea algo distinto.
Lula: Todos los principios arrancan muy noventosos, muy metaleros. Para este disco queríamos empezar distinto, porque si no es un cliché, la fotocopia de la fotocopia. Además, nos parecía buenísimo para empezar porque la letra que es muy fuerte, habla de una transformación, justamente. Nos pareció clave que empiece diciendo eso. Habla en masculino en la primera estrofa y el estribillo en femenino. Nos planteamos hablar en inclusivo, lo pensamos mucho, tratamos de apelar a otro tipo de recursos.

La gacetilla con la información del disco, de hecho, está escrita con lenguaje inclusivo. ¿Se les hizo difícil a la hora de escribir las canciones?
Brenda: Históricamente, ha sido un tema para nosotras escribir porque no teníamos la conciencia que tenemos hoy. A mí me pasaba que, al momento de escribir, se hacía me muy engorroso porque quería que la gente se sintiera representada y poníamos mucho cuidado de no escribir en femenino en discos anteriores, y ahora nos parece ridículo. Pero nos ha pasado, por eso la lírica de la banda tiene una forma bastante particular, porque te ponés a ver bien cómo evitar un montón de palabras. Donde Lula hablaría en femenino, escribíamos las frases más rebuscadas. En vez de “Estaba dormida”, decíamos “Estaba entre sueños”, por ejemplo. Y en las generalizaciones más obvias caíamos al masculino salvo en dos excepciones en todos los discos. Ahora dijimos “Bueno, basta”. No llegamos al punto tan avanzado de usar lenguaje inclusivo, pero nos pareció que era una avance para nosotres escribir al menos usando el femenino. Y tenemos el cuidado de usar masculino y femenino cuando nos referimos a todas las personas.
Lula: Intentamos usar palabras como “Invisibles”, “Felices”, “Cómplices”, “Frágiles, que son inclusivos naturales.

Algún día se normalizará decir “Les Eruca Sativa”…
Lula: Siempre fuimos “Las Eruca”. Cuando nos dicen “Las Eruca Sativa” te piden disculpas a vos (señala a Gabriel Pedernera). Pero al revés nunca lo hicieron.
Brenda: El otro día nos entregaron una mención en San Juan y nos dijeron “A los señores Eruca Sativa” y estábamos nosotres tres… Un día estábamos en un café y el mozo nos dijo “Buenos días, caballeros”. Dale…
Lula: Son detalles que pasan por alto y no les dan bola, pero si te ponés a pensar…

¿Cómo se explican que durante todo este tiempo hayan ido por caminos tan disímiles y siempre estuvieron de acuerdo les tres en pegar esos volantazos?
Brenda: Ni nosotres podemos creer cómo puede ser que estemos de acuerdo en algo tan radicalmente distinto a lo que veníamos haciendo, y cómo puede ser que les tres nos estemos imaginando que queremos lo mismo si no lo hicimos nunca. Esa es la magia que todavía tiene Eruca Sativa y cuando eso se termine empezarán los problemas (risas). Creo que vamos juntes creciendo para el mismo lado en los gustos musicales.
Gabriel: Y a veces pasa con artistas solistas que ni siquiera saben ellos que quieren, se pelea consigo mismos. Imaginate tres cerebros y tres corazones diferentes, viviendo momentos de la vida diferentes… Eso que dice Brenda nos pasa muy seguido, de decir “Esto los sacamos a la mierda” y estar todes de acuerdo. Parece imposible pero es real.

¿Encontraron una dinámica particular que les permita eso?
Lula: Tiene que ver con el laburo de los egos. Ningune de les tres está tratando de poner su persona o su ego por ecima de les otres dos. Sabemos que lo decimos por amor, por la música y por el proyecto, no porque voy a salir beneficiada yo, o Gaby, o Brenda. Va cambiando el liderazgo interno de la banda en lo artístico, nos viene bien que esté repartido así.
Brenda: Vamos respondiendo a la inspiración natural, sin competir. No todos los días tengo que proponer yo, hay días que otre está más inspirade y vamos siguiendo ese rumbo. Sabemos decir “No me sale”.
Gabriel: Hay mucha confianza. En el momento en el que te toca hacer los coros, digamos, confiás en que Lula o Brenda van a saber tomar la decisión correcta.

En su momento, parecía que Eruca Sativa venía a ser el nuevo gran power trío del rock argentino; sin embargo, decidieron correrse de ahí. ¿Lo ven de esa manera?
Lula: Es que, a nivel artístico, te aburrís. Ya sabemos que si vamos a ese lugar nos va a salir facilísimo. Podemos hacer mil discos así, pero no es lo que tenemos ganas de hacer ni tampoco lo que nos sale. Nos pusimos a componer y nos salió eso, no es que fuimos complicades a propósito. Nos salieron estas canciones naturalmente. En este disco fuimos más extremistas, nos fuimos más al carajo también por la diversión de ver qué pasaba y porque las canciones pedían esos arreglos, no hubiera podido ser de otra forma. El próximo será con gaitas, no sé…
Brenda: Es nuestra forma, nos gusta ver ese engendro que es la música que sale de les tres.

Pero les van a decir que ya no hacen más rock…
Brenda: (Risas) A mí nunca me gustó hablar del rock. Me parece que caímos en este género por una cuestión ideológica, de hacer música con una letra que pueda decir cosas. Nunca lo asocié con una sonoridad ni con una forma de ser ni de vestir ni de nada. Siento que cuando se habla de rock tengo que estar forzando una respuesta. Entiendo que el género, que las banderas, la listas de Spotify, las disquerías, que hace falta catalogar todo… pero en la Argentina hemos tenido una escuela de música muy importante, donde se llama rock nacional a algo que construye la identidad de las personas, lo que se dice visibilizar las cosas que nos estaban o eran injustas. Desde ahí que la gente te ponga en su góndola donde quiere.

¿Creen que a géneros como el trap se les exige menos en cuanto al compromiso de sus letras?
Lula: De las voces femeninas del trap me gusta escuchar a Sara Hebe, me siento identificada con ella. No podría criticar al reggaetón o estar buscando cuál es el reggaetón más político. Hay músicas para todos los gustos. Sí creo que se le hace un reclamo al trap y que viene desde les jóvenes y desde dentro del trap mismo, pero creo que hay un momento para todo. Además, podemos reclamar mucho, pero si en las acciones hay hiprocresía, tampoco me sirve. Me encanta que se digan cosas desde arriba del escenario, pero también que debajo se hagan las cosas porque si no es una bandera re trucha y eso no me lo banco.
Gabriel: Siento que los reclamos a la faltas de mensaje están en todos lados. En el rock pasa que hay referentes que dicen cosas buenísimas y otros que no dicen nada, y siempre fue así. Cuando Charly cantaba “Los dinosaurios”, había otra persona que estaba haciendo agua. Mientras estaba Almendra también estaba Palito, y así… Y en ese momento era medio lo mismo, la palabra rock no existía. Cuando apareció Hendrix, la palabra rock no existía. Pappo se re enojaría, pero Hendrix era el mayor exponente del pop.

Y desde hace décadas se debate la muerte del rock…
Brenda: Está bueno que se hable de que el rock murió porque quiere decir que están emergiendo géneros nuevos. Y está bárbaro, porque se está transformando la música de alguna forma. Escucho mucho debates en la radio o leo notas y hablan de que el rock murió, y a mi realmente no me preocupa para nada, no me importa. Me encanta que digan que cualquier cosa que ya existió ahora está muerta, salvo determinadas personas (risas). Todo lo que sean tradiciones, que se renueven. Se lo toman como algo re polémico y la verdad me da lo mismo si se murió o no.
Gabriel: Desde que nací el rock se está muriendo. La primera vez fue cuando salió la música disco: el rock se había muerto y todavía no había salido El lado oscuro de la Luna. Quizás es característica de una generación de supuestos rockeros medio apocalípticos. En los 80, era todo “Viva Pappo” y “¿Qué vamos a hacer con Soda Stereo y todos esos pelos?”. Siempre están con que no se muera… Y bueno, capaz que esta bueno que se muera el rock.

Y siempre hay alguien que lo salva.
Lula: Primero era “Nirvana vino a salvar al rock”, después “Jack White salvó al rock”. Al final, todos salvaron al rock.

Entrevista publicada originalmente en el portal Silencio. Seguí sus publicaciones en todas las redes: Instagram, Twitter y Facebook.

Imágenes: Nicolás Santiago Papa.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top