Viral Fest

Blanqueá tus dientes con lo que hay en tu casa

¿Por qué gastar mucho dinero con un blanqueamiento profesional cuando existen estas soluciones en casa? Sólo probalas y nos lo agradecerás:

Aceite de coco

Sí, el aceite de coco hace maravillas en nuestra piel y cabello, y también en nuestros dientes. Después de cepillártelos, tomá una cucharada de este aceite y enjuagá por 5 minutos. Si te parece muy fuerte, podés poner una porción en tu cepillo y cepillar en vez de enjuagar.

Cerezas

La forma más deliciosa (y aprobada por odontólogos) para blanquear tus dientes. Solo necesitas un puñado aplastado y aplicado en tus dientes para una sonrisa más brillante. Aumenta su eficiencia mezclándolo con bicarbonato de sodio para y usalo como un exfoliante, o dejalo un rato para un sabor más suave.

Vinagre de sidra de manzana

Este vinagre es poderoso cuando se trata de remover manchas. De hecho, se dice que puede darte resultados que lucen como un tratamiento profesional, pero eso sí, debe ser usado con cuidado. Sus ácidos son lo suficientemente fuertes para sacar el esmalte de los dientes. La manera correcta de aplicarlo es cepillarte con el vinagre de sidra de manzana, y luego volverte a cepillar con una pasta dental libre de fluoruro, luego enjuaga para eliminar cualquier residuo.

Bicarbonato de sodio

Una de las soluciones más populares. Todo lo que tenés que hacer es sumergir tu cepillo dental mojado en el bicarbonato, y cepillar por dos minutos. Por supuesto, hay que usarlo con precaución ya que puede arder si se aplica demasiado.

Calcio

El esmalte de los dientes está hecho de calcio, y mientras más calcio puedas comer y beber (¡que traigan todo el queso posible!), más blancos serán tus dientes.

Bananas

Este remedio inesperado para blanquear tus dientes es uno de los más fáciles. Antes de dormir, tomá una cáscara de banana y fratala contra tu dentadura por dos minutos. El potasio, el manganesio, y el magnesio en la piel ayudan a sacar manchas y darte dientes más blancos.

Limitarte con el café

En general, la idea es que te limites con todos los alimentos que te manchan los dientes. Esto quiere decir:  menos café, menos mate, menos vino y menos gaseosas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top