Música

Así fue el B.A.Rock

Cuando en el año 2001 se anunció que se iba a hacer el Cosquín Rock, fue algo totalmente novedoso y raro, pues habían pasado muchos años sin festivales de rock en nuestro país y el género atravesaba grandes divisiones en el público (con diferentes tribus urbanas) por lo que no se sabía cómo iba a reaccionar éste ante la presentación de un artista diferente a ellos. Sin sponsors y con un solo escenario, aquel festival se pareció mucho al primero que existió en nuestro país, el mítico B.A.Rock. Después de ese hito pasaron los años y con ellos la proliferación de festivales; desde emergentes hasta masivos nacionales e internacionales, prácticamente todos los conciertos se enmarcan en festivales. Así pues retornó La Falda Rock y ahora el B.A.Rock, con una gran apuesta.

Una característica que tuvo el festival es que no tuvo auspicios ni pantallas en los laterales de los escenarios. Algo totalmente diferente a todos los festivales actuales y que se emparenta con la idea original de B.A.Rock, como así también el hecho de conformar grillas que contengan a artistas alternativos, clásicos, y populares en horarios centrales.

 

Así fue que en el vértice norte de La Paternal (Estadio Malvinas Argentinas), justo atrás del Cementerio de la Chacarita, se vivieron tres noches a puro rock con un marco de 26 mil personas en total. Viejos, jóvenes en su mayoría, y algunos niños, asistieron a disfrutar de la música y a vivir la cultura rock en tres escenarios, uno indoor (Artaud) y dos al aire libre (Signos y La Balsa), este último fue algo así como el escenario principal, aunque desde la organización no quisieron darle ese mote.

Más de 10.000 personas agitando @laspelotaspage con #YaNoEstas ?? en el escenario #LaBalsa del @barockar ? #CoberturaEspecial #GambaEnElBarock

Una publicación compartida de Gamba Online (@gambaonline) el

Si bien en los días previos se vivió una polémica por artistas que se bajaron de la grilla, terminaron siendo muchos los números que se presentaron. De este modo,  el primer día (viernes 14) tuvo a Gardelitos como protagonistas centrales cerrando el escenario Artaud, justo en la fecha en que cumpliría años su mentor, Korneta. Los trapos, los cánticos y el sonidos sudaka suburbano coparon la parada. Desde el escenario, Eli Suárez pidió por la aparición con vida de Santiago Maldonado (cosa que hicieron casi todas las bandas), acusó una persecución al Indio Solari y pidió por la libertad de Pato Fontantet. Su público ovacionó a cada uno de ellos y realizó cánticos contra las autoridades nacionales.

El escenario La Balsa tuvo a La Vela Puerca con un show de mucho agite y bandera, en el cual mecharon clásicos con canciones nuevas; mientras que Las Pelotas centró su set en el repertorio más rockero que popero. Antes, cuando el sol ponía calor a la tarde, Catupecu encendió la chispa demostrando ser, una vez más, la banda ideal para festivales. Tuvieron como invitado a Lisandro Aristimuño, quien fue presentado como, «el Spinetta-García, Messi-Maradona del rock», quien tocó junto a ellos «Para Vestirte Hoy». Por su parte Pez y Litto Nebbia hicieron un cruce transgeneracional y repasaron su disco en conjunto más el clásico fundacional, «La Balsa». El escenario más pequeño fue el Signos, que tuvo su cierre con Ricardo Soulé, quien ejecutó de manera magistral su violín en «Profecías» y «Génesis» ante una ovación total de los pocos presentes, mientras el resto del estadio esperaba por La Vela. La revelación de este primer día fue Nagual, la banda emergente con mucha proyección que calentó la previa de Los Gardeles y ya planea un show en el templo del rock.

Decíamos que Catupecu es la banda festivalera por excelencia. Bueno, Babasonicos es el caso contrario, sus shows no tienen concesiones ni arengas, son más bien una invitación a subirse en el viaje y flashearla ahí. Así, dieron punto final a su espectáculo preparado para teatros  y también al día 2 del festival. Día que estuvo caracterizado por sonidos alternativos de los 90: Boom Boom Kid, Massacre y los propios Baba. A su vez, Fabi Cantilo dio cuentas de su vitalidad con sus bailes, acompañada por una banda sólida; Guasones dio muestras de su estupendo momento sorteando fallas técnicas del sonido a fuerza de temas pegadizos y Los Pericos mostraron su prolijidad habitual y metieron su ametralladora de hits que cautivó a las seis mil personas que fueron el segundo día.

La tercera y última jornada fue la más convocante (10 mil personas) con Las Pastillas del Abuelo y Fito Páez como números centrales. Ambos, a fuerza de clásicos y set-list para todos los gustos. Antes, con el calor de la siesta, De La Gran Piñata dio muestras de su convocatoria, Cielo Razzo del agite de su público y La Mississippi de su vigencia. Este último día también aglutinó a diferentes géneros: el reggae, con Dancing Mood a puro groove, y Zona Ganjah, que copó el escenario Signos con un tremendo trapo; el power rock, con Utopians y una violera de lujo: Lula Bertoldi; Carajo y Eruca Satica, que con su descomunal sonido armaron un pogazo. Por su parte, David Lebón festejó su 65 años con grandes perlas y Turf metió un grandes éxitos y uno de los mayores agites del festival en «Yo No Me Quiero Casar, y Usted?». 

#HabloSolo así suena @turfoficial en el escenario #Signos del @barockar ✊? #CoberturaEspecial #GambaEnElBarock

Una publicación compartida de Gamba Online (@gambaonline) el

Otra característica del festival es que casi no hubo shows en simultáneo en los escenarios al aire libre, algo así como el Lolla, así que fue una maratón de un lado a otro para ver todo. Hubo puestos de hidratación, patio cervecero (no se podía consumir alcohol fuera del mismo), puestos de food trucks (pizzas, panchos, empanadas) que no dieron abasto a pesar de los excesivos precios. La gente disfrutó de cada uno de sus artistas y el único punto en contra fue el regreso, ya que a la 1:30, hora en que terminó cada uno de los shows, el tren ya no estaba disponible y hubo que atenerse a la suerte de los taxis, que metieron tarifa extra, o a caminar hasta encontrar una avenida donde pasen colectivos.

En suma, el BARock dejó un saldo positivo a pesar del pesimismo que se presentó en los días previos. Habrá que ver si logra instalarse como una alternativa más al inmenso caudal de festivales del calendario anual.

 

Suena @guasones_oficial con #InfiernoBlanco en la segunda noche del @barockar ✊?? #CoberturaEspecial #GambaEnElBarock

Una publicación compartida de Gamba Online (@gambaonline) el

Por Santiago Ramos para GAMBA.FM

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top