Entrevistas

«Al ser una persona privilegiada tengo más responsabilidad»

Connie Isla es una pensadora de la nueva generación que se manifiesta a través de canciones, libros o su propia marca de ropa. Desde ahí acerca su mirada al mundo que tiene que ver con el feminismo, la ecología, el veganismo, la sustentabilidad y un montón de asuntos con el objetivo de aportar un granito de arena a este mundo que va a en caída libre. Su reciente canción es Sexo Sentido y hace interesantes juegos de palabras para amagar caer en lo guarango y salir ileso. Es que la idea de esta canción es sacar al sexo del lugar que ocupa siempre, para entenderlo dsde un lugar más intelectual. Este y muchos temas hablamos con la artista.

¿Cómo grabaste Sexo Sentido? ¿Cómo fue el proceso creativo? 

La idea de la canción es que a mí me pasó que últimamente se escucha mucho, sobre todo en ciertos géneros como el trap y el reggaetón, se habla mucho del sexo -que no tiene nada de malo-, pero bueno se hace mucho énfasis en la parte física del sexo y también hay mucha cosa de la cosificación de la mujer, la sexualización y demás. La realidad es que me pareció que faltaba una canción que hablase desde el sexo pero desde un lugar más intelectual, no sólo desde la atracción física, sino también desde una atracción emocional y personal que no tenga que ver con, perdón, el culo, las tetas, todas estas palabras que escuchamos todo el tiempo en estas canciones. Non desde un lugar de bajada de línea, sino desde el lugar: «nunca escuché una canción que hable de esto y me gustaría escucharla», hay mucho de lo otro y poco de esto y así surgió la idea de escribir Sexo Sentido y de que tenga esta rítmica muy parecida a estas canciones y hacer estos juegos de palabras en los que parece que voy a decir algo guarango y termino diciendo otra cosa.

¿El tema es un adelanto de un disco que vas a sacar o va a quedar como un single? 

Todos los singles que viene saliendo, no sé si todos, pero la gran mayoría van a formar parte de un disco que saldrá el año que viene.

+ Gamba: Queremos tanto a Mon

¿Va a ser temático? 

Va a ser del estilo mío. Más que hablar sobre problemáticas sociales o temáticas sociales porque a veces no todas son problemáticas, Sexo Sentido no plantea una problemática social. Sí, una temática social y cultural. Pero sí, va a haber mucho de esto, pero  no va a haber un tema que predomine.

Ahora, ¿con qué música estás copada y en qué fase del disco estás? 

Este año todavía quedan dos temas por sacar, que es lo único que puedo adelantar. Estoy muy contenta, ya se enterarán, pero voy a estar muy bien acompañada en ambos temas. Después de eso ya se viene el disco. Yo escucho de todo, no me encuentro escuchando siempre a un mismo artista o a un mismo género o estilo musical, sino que voy variando mucho. Si hay algún artista o género que sí, quizás el que más escucho es Joao Gilberto . Me encanta. Si tengo que poner algo mientras cocino o hago algo, siempre es Joao Gilberto. Después escucho mucha mezcla, de repente te escucho artistas nacionales emergentes como Hipnótica, como Plastilina, como Axel Fiks, y de repente vuelvo Creedence, a Supertramp, a Queen. Es como que va variando. De la nada te salta un Frank Sinatra.

¿Cómo fue tu participación con Miss Bolivia? 

A Paz yo no la conocía personalmente. Justo Mati, que es mi amigo y mi prensa se cruzó con ella en un evento, estuvieron hablando, le contó que él era mi prensa y ella dijo: «Uh, me re gusta lo que hace, que estaría bueno hacer algo juntas». Le pasó su número para que me lo pase, empezamos a hablar y bueno, empezamos a conversar sobre canciones. Ella me mostró algunas, yo le mostré un par y fuimos avanzando y tejiendo lo que terminó siendo Brote. Fue la primer canción que hice en este contexto de cuarentena porque la anterior, que justo había salido Tu Canción, justo apenas empezó todo que ya la había grabado antes. Así que fue un desafío, pero estuvo buenísimo.

Hiciste el libro Más Luz Por Favor, ¿qué te inspiró a escribir y desde cuándo lo hacés? 

Siempre me gustó escribir, mucho. Siempre me gustó leer y escribir. Ahora tengo un poco abandonada la lectura porque en realidad estoy haciendo un millón de cosas y también me encontré mucho con esto de los documentales, que son como una especie de lectura audiovisual. Siempre me gustó y tuve como en anhelo de escribir un libro en algún momento de mi vida, pero siempre me lo imaginaba más de grande. Pero cuando me cayeron con la propuesta yo tenía 24 años, entonces fue una sorpresa. Lo sentí, dije: «esto lo puedo hacer, este es el momento» y así fue como arrancó todo. Yo ya caí a la primera reunión con toda la estructura armada porque soy muy cebada con esas cosas. El libro consta de cuatro capítulos, el primero es una especie de biografía, más que nada a mi infancia y a mi adolescencia, a cómo fue criada, a mi familia, a cómo descubrí que esto era lo que yo quería hacer, un montón de experiencias positivas y negativas que forjaron mi personalidad y me identidad; el segundo capítulo cuenta de cuando termino el colegio y empiezo a estudiar actuación, canto, música y me voy afuera a un a discográfica en Los Ángeles y cómo terminó siendo todo una nube de polvo que se esfumó porque y decidí volver. Y bueno, contar eso, experiencias que me han tocado vivir a mí corta edad, peor que al fin al cabo las viví en lo que es el mundo de la músicay ahí empiezo a hablar cómo comencé  a adentrarme en el activismo, cómo me empecé a interesar en el activismo, en el veganismo, en el feminismo, en la sustentabilidad, y demás movimientos y cómo los fui combinando con mi música; el tercer capítulo habla pura y exclusivamente de veganismo. Tiene desde una guía básica vegana hasta preguntas y respuestas típicas y también cuento cómo fue mi transición; y el último capítulo es mi preferido, se llama 10 por 10 y son 10 categorías con 10 ítems cada una (10 documentales, 10 recetas veganas, etc. ). hasta llegar a 100.

El veganismo y el feminismo son movimientos que tienen muchos años, ¿por qué creés que se masificaron tanto en el último lustro? 

Por dos motivos. Primero, para mí, las redes sociales. Esto de poder entrar a Internet y no sólo buscar información sino también tener personas que tienen llegada, que empiecen a hablar d estos temas, eso es algo que es un disparador tremendo. Además ahora estamos sintiendo el cambio climático y viendo las consecuencias de las acciones que se vienen realizando de hace años y años, realmente estamos viendo ahora las consecuencias. Estas dos cosas combinadas creo que han generado una especie de urgencia sobre todo en las generaciones más chicas.

En esta lucha, ¿creés que es fundamental incluir la lucha de clases? 

Sí, definitivamente. Para mí todas estas luchas y estos movimientos deben ser interseccionales. Siempre.

¿Por más que en algunas ocasiones pueda contraponerse una cosa con la otra? 

A mí me han dicho muchas veces: «Vos porque sos una cheta y querés que la gente sea vegana, el pobre no tiene para comer», te dicen así, con una liviandad. La realidad es que es justamente todo lo contrario. Yo al ser una «cheta», una persona privilegiada, tengo más responsabilidad, yo debo modificar mis hábitos. Si yo tengo el privilegio de poder elegir qué comer, y de poder estar informada, y de poder ir a un nutricionista a una consulta para que me diga: «tenés que comer esto», entonces obviamente que yo tengo mucha más responsabilidad y yo jamás en la vida le exigiría a una persona que no tiene una capacidad económica, o la capacidad de tener información, el privilegio en realidad, jamás le exigiría eso. Lo que yo digo es: «yo, como persona privilegiada que tengo todos estos privilegios, obviamente que voy a tomar todos estos privilegios y voy a ser lo mejor que pueda» para hacer mi parte en este mundo. Después, cuando el mundo ya esté en camino de ser vegano, ya podemos empezar a pensar en diferentes medidas para también ayudar a las personas  porque antes de una emergencia vegana hay una emergencia alimentaria, una emergencia de salud, una emergencia educativa. Un montón de emergencias. No sé si hay un orden de importancia, todas son importantes, pero obviamente, a la hora de comunicar estas cosas debemos ser interseccionales a la hora de comunicar y pensar estas cosas.

Contanos de qué se trata Brote, este proyecto de  marca indumentaria que tenés…

Brote en realidad nace cuando yo me hago vegana. En realidad no nace, empieza a germinar la semilla, por decirlo de una manera metafórica, cuando yo me hago vegana y empiezo a despertar en muchos aspectos: ¿Quién hizo mi ropa? ¿Cuánto tarda la botella de plástico en biodegradarse? Y me di cuenta que, al menos acá en la Argentina, que en ese momento (hace tres años) yo me quería comprar zapatos que fueran veganos y me costaba mucho encontrar, y si los encontraba, los encontraba en marcas de shopping maisvas. Marcas que pertenecen al fas fashion, y tenía una amiga que tenía una marca de zapatos, que hacía zapatos a pedido, ya me había hecho a mí un par de veces, y no sé cómo se nos ocurrió lanzar zapatos veganos y que los haga Julio, nuestro zapatero, que es o más. De repente fue creciendo, hasta que decidimos crear Brote, que es mi marca junto con Dani, que es mi socia, y nuestros principios son: que todos los productos no tengan ningún derivado animal, también la premisa de que todo sea trabajo ético, no precarizado, trabajo justo y local. Estas dos primeras las logramos en todos los productos, la última que es la más complicada, es que realmente sea sustentable. Yo no puedo decir que mi marca es sustentable porque estaría mintiendo. Yo te puedo decir que intentamos ser sustentables. Tenemos cositas de decoración recicladas, pero no todos los productos. Estamos en camino a ser sustentables, pero todavía usamos cuero sintético, que es un derivado del petróleo. Tampoco le decimos eco cuero, como se lo mal llama porque es mentira, de eco no tiene nada. Siempre intentamos ser lo más transparente que podemos, así que es un marca, ya te digo vegana, ética y que intenta ser sustentable.

Por Santiago Ramos para GAMBA.FM

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top