Entrevistas

¿Cómo funciona el pop de esta era?

José Heinz es un periodista/escritor que está en permanente búsqueda para desarrollar ideas y reflexiones sobre la cultura pop. En el año 2014 editó La vida de Spencer Elden (Llanto de Mudo), en 2014 colaboró con Esto es una Escena (El Servicio Postal),  en 2017 hizo una especie de advertencia que resultó siendo profética sobre los peligros de la privacidad en esta era con ¿Olvidaste tu contraseña? Apuntes sobre la cultura digital (El Servicio Postal), y ahora dará a conocer Héroes por una Vez  (Hiedra Editora). Con la portada a cargo de Brunitsa, el libro es una especie de ensayo sobre la compleja relación que hay entre el arte y la masividad. Ante este tema tan difícil de abordar y, sobre todo, en tiempo presente, el autor eligió El Mal Querer, de Rosalía, y Currents, de Tame Impala como disparadores para ahondar en un océano de ideas sobre lo popular, lo sofisticado, las elecciones de la audiencia, los gustos, las nuevas corrientes artísticas, entre otros temas. En esta entrevista, el propio Heinz nos Brinda aproximaciones a su nueva obra.

Héroes por una Vez, entre otras cosas, intenta dar respuestas a la compleja relación que hay entre el arte y la popularidad. ¿Qué diferencias marcás entre el concepto de masividad y el de popularidad?
Es verdad que en ciertas ocasiones se pueden usar como sinónimos, pero también se puede marcar una diferencia conceptual, porque “música popular” puede hacer referencia a un género o un estilo antes que a su llegada a determinada cantidad de público. En este caso, yo prefiero hablar de masividad porque responde a una llegada a las masas. Es decir, a mucha cantidad de gente de muchos países distintos, algo muy propio de esta era. Hoy, Duki o Paulo Londra son masivos, aunque sería un poco prematuro hablar de que hacen “música popular” como la entendieron Charly o Calamaro, por ejemplo. Es probable que el trap sea reconocido como música popular, pero a su debido momento. La consagración por parte de ciertos agentes suele ir más lento que el público.

En tus libros anteriores hablaste de otros elementos de la cultura pop como los problemas de privacidad que trae aparejado el consumo de redes o la historia detrás del una portada icónica, ¿cuáles fueron los disparadores para esta nueva obra?
Yo veo a este libro como una especie de spin off de un trabajo un poco más grande en el que vengo trabajando, y que tiene que ver con la relación entre arte y masividad. Más específicamente, con artistas o productos de clara intención artística (con legitimación crítica, digamos) que han conseguido llegar al gran público. Mientras investigaba, los casos de Rosalía y Tame Impala me parecían sintomáticos para explicar cómo funciona el pop de esta era, de allí que quisiera abordarlos con un poco más de detenimiento.

En la historia de a música muchas veces se ha dado que la popularidad va de la mano con la calidad y otras veces esa relación se ha distanciado. Para este libro tomaste dos obras populares, como El Mal Querer, de Rosalía, y Currents, de Tame Impala, ¿Ves que el correlato entre calidad y popularidad vuelven a ir de la mano en este tiempo?
En estos casos específicos, sí, como también pasó en otras épocas con los Beatles, Nirvana o el cine de Scorsese, por ejemplo. Pero no es algo que pasa demasiado seguido: por lo general, en la industria del entretenimiento, los casos de éxito masivo responden más bien a un gusto colectivo, que es elaborado por productores muy experimentados para responder a las demandas de la época. Y más en este siglo, en el que es posible rastrear con bastante exactitud las preferencias de los oyentes. Estos dos álbumes tienen una ambición artística muy clara y por alguna razón llegaron al mainstream. La búsqueda de esas razones fue lo que me llevó a escribirlo.

El prólogo está a cargo de Javier Mattio, ¿qué visión le aportó a esta obra?
Pequeña corrección: Javier no escribió el prólogo, con él voy a charlar en la presentación. Lo invité porque siempre hablamos de estos temas, además de ser compañero de redacción y de podcast.

El título es la traducción que hizo Fricción sobre el famoso título de aquella obra de Bowie, ¿por qué la elección de este título?
Me encanta que lo hayas notado. Mientras lo escribía, Bowie fue una presencia constante, porque él fue uno de los primeros en unir arte con masividad, y no sólo a través de su música, sino con su forma de expresarse públicamente y su forma de vestir. Todo en él comunicaba sofisticación, riesgo, buen gusto. Fue un faro para muchísimos artistas. Y pensé en el concepto de “héroe” dentro de la industria cultural, como alguien que rompe los moldes y consigue el aval popular. De allí la idea de “Heroes just for one day”. Elegí la traducción libre de Fricción porque al oído suena mucho más contundente y eufónica que decir “Héroes por un día”. Aunque no signifique exactamente lo mismo que la traducción literal, es una licencia poética muy propia de la música pop: adaptar algo en pos de la belleza.

Mirá También: La nueva cosecha del pop

La presentación del libro se hará el jueves 18 de julio a las 20: 30 en la librería Volcán Azul
(Achaval Rodriguez 244. Galería Barrio. Local n° 16) con entrada libre y gratuita. Para la ocasión, el periodista Javier Mattio hará las veces de moderador. 

Por Santiago Ramos para GAMBA.FM

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top