Entrevistas

Birabent tiene un nuevo oficio

Hace un tiempo Tom Lupo dio voz a la obra del poeta argentino Oliverio Girondo con la música de León Gieco,  en un disco llamado Giro Hondo. Ahora, el compositor Antonio Birabent se inmiscuyó en la obra de grandes poetas argentinos y se animó a ponerle musicalidad. A diferencia de lo que hicieron Divididos y Gieco con Vientito del Tucumán y Guitarra –poemas inéditos de Atahualpa Yupanqui– Antonio se metió con poemas ya publicados, cuya musicalidad ya nos resulta familiar, lo cual terminó siendo un desafío más grande aún. Fogwil, Bizzio, Almafuerte, Juarroz, Pizarnik, Castillo, Barbiero y Venturini conviven con la música del artista. El disco se llama Oficio Juglar y tiene una tremenda edición que incluye textos y dibujos. En esta entrevista el propio Antonio nos poner al tanto de este enorme proyecto.

¿Cómo surgió Oficio Juglar? 

La idea de Oficio Juglar surgió porque no soy un buen lector de poesía, es lo primero que tengo que decir. Entonces encontré poesía que me interesaba, que me llegó por azar y entendí que era un buen momento para ponerme a musicalizar esos poemas y encontrarles su musicalidad. De ahí surgió, de una falencia como tantas veces las soluciones vienen a través de falencias, de situaciones que uno no maneja y que nos obliga a afilarnos, a mejorar el espíritu.

Cada poema tiene su musicalidad propia. Teniendo en cuenta esto, ¿cómo decidiste buscarle ciertos sonidos? 

Es cierto que cada poema tiene su musicalidad, las palabras tienen una música, yo me he dedicado toda la vida a eso. Me gustan las palabras, me gusta la música que generan, y cuando me puse a componer, primero elegí poemas que me resultaban cercanos por la temática, por la palabra, por la sonoridad, por esto que decís de la musicalidad propia. Cada búsqueda fue distinta, hay poemas que surgieron muy de golpes, la música surgió muy de golpe y enseguida se transformaron en canción; otros llevaron más tiempo, con un trabajo mucho más de orfebre.

¿Cómo fue la llegada a cada una de esta sobras? 

La llegada a cada una de las obras fue, como les decía antes, azarosa porque, a veces, eran poetas que yo no conocía, que aparecieron de golpe, que alguien me recomendó. También sucedía que encontraba un poeta y la obra era muy grande, como Fogwill por ejemplo, que estuve leyendo un tomo enorme que me regaló su hijo, Andrés. Sin embargo pasó, el caso más claro es el de Abelardo Castillo, que es el único poema inédito que un día Sylvia Iparraguirre – su compañera de tantos años- en su casa se puso a leer poemas para que yo musicalizara uno, fue un momento muy emotivo. En un momento, tras haber leído varios, me dice, “mirá, este se cae Cuando cae la Noche” y ahí yo supe que ese era el poema, o sea que la intuición también jugó un papel.

Es muy copada la edición del disco/libro, ¿se puede conseguir?

El disco libro tiene una edición muy cuidada y lo curioso es que, sin embargo, esa edición cuidada que ustedes tienen en la mano, no está a la venta para el público. Hicimos muy pocos ejemplares y está a la venta, y está disponible para ser escuchado en Youtube, en Spotify, en ITunes, en todas esas plataformas. Es un objeto hermoso, realmente, es una mezcla de libro y de disco y refleja lo que es el proyecto, una mezcla de poesía y de música, de animarme a meterle mano a poetas y a sus poemas y convertir esa obra, que ellos pensaron, en algo distinto, en una canción.

¿Cómo son las presentaciones en vivo?

Estoy presentando ya desde hace unas semanas al disco. Estoy tratando de ir para Córdoba a presentar este Oficio Juglar, un proyecto tan lindo, tan artístico y tan sensible. Esta mezcla, este choque entre la música -mi música- y la poesía de estos poetas. En vivo, las veces que lo hemos tocado, respetamos el orden de estas ocho canciones exactamente de cómo están en el Oficio Juglar y yo cuento un poco quién es cada uno, cómo surgió, hago una pequeña introducción a esa canción inventada a raíz de un poema inventado, en algunos casos, hace más de 100 años.

Siempre fuiste un admirador de Juan Román Riquelme, ¿pensás hacerle una canción?

Me hace gracia que me pregunten por Riquelme porque el otro día estuve con mi hijo y trataba de explicarle. Él empieza a entenderlo porque tiene una edad en la que, todavía para él, el fútbol es muy físico, muy vehemente. Entonces le expliqué que había jugadores que eran lentos de movimientos y rápidos de cabeza, entonces  nombraba, entre otros, a Riquelme, que él no había visto pero bueno, que era un jugador parecido a Zidane (que ahora dirige el Real Madrid), Andrea Pirlo le nombraba, todos jugadores que él no vio . Me parece que le gustó la idea de esos jugadores que no corren mucho, pero que tienen la velocidad de ver el juego. Nunca imaginé componerle un tema a Román, pero me gustaría hablar con él de fútbol.

Mirá También:

Entrevista a Diego Arnedo, el motor de la Aplandora 

Soy quien soy, Kevin Johansen

 

Por Santiago Ramos para GAMBA.FM

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top